Menu

girls3x6a

 

Girls 03x06

Las mejores cosas de la vida son (casi) gratis

 

Sandra S. Lopera

 

Hemos de reconocerlo, a todos nos encanta que nos den cosas gratis, así que es normal que a Hannah se le caiga la baba cuando descubre que en su nuevo trabajo tiene todo tipo de bebidas y aperitivos a su disposición, y todo por la cara. Después de ver cómo su futuro libro pende de un hilo, Hannah ha conseguido un puesto como redactora en la revista GQ, así que al principio del capítulo se despide de Ray y deja la cafetería (aunque su jefe intuye que volverá con el rabo entre las piernas). Este chico va a tener que buscar urgentemente personal nuevo, porque hace nada que Marnie también le dio con la cafetera en las narices. Y eso que los últimos encuentros entre ambos han sido bastante interesantes. Pasaron de las confesiones y la sinceridad a la cama; bueno, mejor dicho a la mesa, pero no para comer precisamente. La cuestión es que, ahora, Ray no sabe cómo debe comportarse con ella, así que la llama por teléfono para quedar bien y acaba siguiéndole el juego, mientras ella tontea haciéndole llamar varias veces para que demuestre su interés. Vamos, que es cuestión de minutos que llame a su puerta muffin en mano y acaben cayendo otra vez. Eso sí, luego salen a comer algo porque este chico es un caballero. Adiós Shoshana, hola Marnie.

 

girls3x6b

 

Y, entre muffins de cafetería y comida asiática, volvemos a Hannah. El equipo debía de estar hambriento mientras escribía este sexto capítulo, porque la cosa va de comida. Y es que, a pesar de tener cubículo propio, de hacer amistad con Joe, un chaval muy majo, nada más llegar a la redacción y de estar un poquito más cerca de su sueño de ser escritora, lo que más le ha gustado a Hannah de su primer día en la oficina es descubrir que toda la comida que hay en la sala de refrigerios es gratis. Una nevera llena de bebidas, bandejas colmadas de dulces, panecillos, fruta… vamos que cuando Hannah sale de allí, parece que haya pasado por el supermercado. No importa que justo en ese momento tenga que entrar en su primera reunión de trabajo. Llega, descarga todo lo que lleva encima de la mesa y se pone a comer mientras los demás redactores alucinan, sobre todo porque ella no se corta cuando llega la jefa. Claro que lo que da más rabia de Hannah durante esta reunión es su actitud. Cuando se propone el tema del reportaje, va levantando la mano y haciendo sus aportaciones como si fuera la típica compañera de clase odiosa moviendo el brazo en el aire y diciendo “señu, señu, yo me la sé”. Si las miradas mataran, Hannah habría muerto varias veces en pocos minutos. Y eso que ni siquiera aprecia el trabajo, porque su vena literaria está destinada a hacer grandes cosas y permanecer mucho tiempo allí sería como desperdiciar su talento. Un comentario que, por lo menos, no se debería hacer cerca de la jefa que te acaba de contratar. Es que esperar que Hannah sea feliz con algo de lo que ocurre en su vida es pedir demasiado. Viva nuestra drama queen.

 

girls3x6c

 

El tercer vértice de este nuevo episodio son Shoshana y Jessa. La primera empieza a pensar en encarrilar otra vez su vida y sentar un poco la cabeza con estudios, trabajo y pareja, la combinación ganadora para volver a ser la chica sensata a la que conocimos en el inicio de la primera temporada. Jessa, por su parte, se limita a poner cara de aburrimiento, por no decir asco, mientras aguanta las tonterías de las clientas a las que está vendiendo ropa infantil. No puede mostrar menos entusiasmo matando el rato en esa tienda. Es muy duro ser una working girl. Qué lástima que una de las cosas que nunca te dan gratis, en la vida, sea el sueldo. Habrá que seguir dándole a la tecla.

 

Sandra S. Lopera

Sandra S. Lopera (Barcelona, 1981) es periodista y crítica de cine. Actualmente colabora en diferentes publicaciones y webs como Tomacine o Dioses y monstruos. Fue directora de la sección de cine de la Guía del Ocio de Barcelona y ha escrito en medios como el diario Avui, Go Magazine o la revista Scifiworld. El primer recuerdo que tiene de su infancia es estar en el cine viendo "E.T.". Vio pasar una bici por delante de la luna y fue amor a primera vista. Desde entonces ha sido una apasionada del cine.