Menu

¿Quién compró el álbum de Wu-Tang Clan?

El disco que nunca podrás escuchar

 

Redacción   

 

 

Hace más de un año informábamos de un disco secreto que Wu-Tang Clan habían grabado utilizando varios colaboradores tan exóticos, entre otros, como Cher o miembros de la plantilla del Barça de la era Guardiola, sin que se especificase quienes eran. Encofrado en un lujoso estuche en Marruecos, respondía por el nombre de “Once Upon a Time in Shaolin” y tenía la particularidad de contener una prohibición: Quien adquiriese la grabación privada tendría que mantenerla oculta hasta que pasasen por lo menos la friolera de ochenta y ocho años. Finalmente se supo que el mes pasado alguien adquirió tan singular “pieza” por una cifra astronómica y entre los rumores llegaron a circular nombres como los de Quentin Tarantino, amigo personal de RZA.

 

El montante final ha ascendido a dos millones de dólares (menos de la mitad de lo que la banda tasó el disco inicialmente) y ahora sabemos que ha sido Martin Shkreli, presidente del consejo de administración de Turing Pharmaceutics, una de las farmacéuticas más importantes de Estados Unidos y famoso desgraciadamente por tomar la polémica e impopular medida de multiplicar sesenta veces el precio de Daraprim, uno de los medicamentos más eficaces en la lucha contra enfermedades como el SIDA y varios tipos de cáncer, en una medida que levantó ampollas a principios de año y llegando a afirmar que incluso se había quedado corto. El grupo una vez conocido el dueño ya ha afirmado que destinará una importante cantidad de los beneficios en asociaciones de caridad, mientras que el flamante propietario (que considera "C.R.E.A.M" el tema perfecto) afirma que no tiene excesivas prisas en escucharlo reservándolo para un día lluvioso, “si bien una llamada de Taylor Swift pudiese cambiar esa decisión”. Como aprovechamos en su día para subtitular la noticia parafraseando una de sus canciones más conocidas, “shame on a nigga”

 

Redacción

El equipo de redacción de Blisstopic. Somos gente mala y peligrosa, pero queremos un mundo mejor, una blisstopía.

 

blisstopic@blisstopic.com