Menu
Grizzly-Bear  

Grizzly Bear

Shields: B-Sides

Warp

7,1

Indie-folk

Beto Vidal

 

Si formas parte de los enamorados de “Shields” (Warp, 12), estás de enhorabuena. Como ya hicieron con “Friend EP” en su día, la banda edita con mimo material extra de su bien recibido cuarto disco de estudio. Si eres de los que posees de manera orgullosa el álbum en tu estantería, podrás conformarte con el formato EP que incluye las caras B, demos y un código de descarga para bajarte de Internet una serie de remixes. En caso contrario, siempre puedes rascarte el bolsillo para hacerte con Shields: Expanded, que incluye el material extra más el LP, o bien con la siempre sosa versión digital.

 

En cualquier caso, podremos disfrutar de la plenitud de una banda en forma, pese a que la mayoría de canciones pertenecen a las -en teoría- fallidas sesiones de grabación en Marfa, Texas, lugar donde se encerraron allá por 2011 tras la resaca del soberbio “Veckatimest” y después de un parón de los integrantes del grupo para realizar sus respectivos proyectos personales. Unas sesiones que no dieron los frutos deseados, ya que del total de las veinte canciones grabadas allí ninguna alcanzó “Shields”. Pese a todo, las rescatadas para la ocasión esconden alguna sorpresa que otra. En especial, la deslumbrante “Will calls”: siete minutos gloriosos de subidas y bajadas marca de la casa, con la guitarra de Ed Droste afiladísima y con un estribillo que podría tumbar un estadio. Añadan un final con un delicado saxo y ya tienen un señor temazo. El mejor descarte y as en la manga, sin lugar a dudas. Las otras piezas que formaron aquellas sesiones son Taken down y Everybody I know. La primera recuerda a los momentos más ‘estándar’ de “Veckatimest”, lo cual podría decirse que es un piropo. Una sobria pieza de folk-pop. La segunda es la más 'demo' y quizás más delicada del conjunto, gracias a la vulnerable voz que imprime Droste. Preciosa y muy Radiohead.

 

Remata la faena un par de bonus track (“Smothering green”, que podría encajar perfectamente “Shields”, así como la barroca y un tanto pesada “Listen and wait”) y tres remixes a cargo de personajes tan dispares como Liars, Lindstrøm y Nicolas Jaar. El más decepcionante del pack es sin duda el de los primeros, quienes rebajan “A simple answer” a un simple boceto de insulsa electrónica minimalista.  Justo lo contrario que lo conseguido por Jaar, convirtiendo  “Sleeping ute” en una orgía de deep-house comatoso. La fiesta, como no, corre a cargo de la remezcla que hace Lindstrøm de “gun-shy”, esto es, la ya clásica fiesta de cosmic-disco a la que nos tiene acostumbrados. En definitiva, una notable edición de material extra muy aprovechable  que recupera en parte la cada vez más extinta tradición de guardar piezas de calidad para una posterior edición como cara B.

 

Beto Vidal

Desde que tuvo de bien pequeño en sus manos el doble compacto azul de los Beatles (1967-70) hasta que pudo colaborar en la mejor cabecera española de música independiente, Beto Vidal no cesó en su empeño por descubrir, adorar y recomendar música “rara” y “oscura” (palabras textuales de sus progenitores). A partir de esos primeros ramalazos psicodélicos, Beto ha intentado dar forma a una cultura musical que pasa por la electrónica, el rock independiente más atrevido o el pop más cósmico. Go Mag ha sido su casa desde 2009, lugar donde tuvo el eterno placer de entrevistar a Daft Punk, Plastikman, Carl Craig, Apparat, Ellen Allien o Agoria, así como por otros valores del underground español (Wooky, Monki Valley…) e internacional (Rone, Sinkane, Echospace, Peaking Lights, etc.).

 

beto@blisstopic.com