×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 974
Menu
common  

Common

Nobody’s Smiling

Def Jam Records / ARTium / Virgin

8,6

Hip Hop

Half Nelson

 

Tan sólo con el título de su décimo LP, Common (antes Common Sense y antes de eso, Lonnie Rashid Lynn, Jr.) ya acierta con el signo de los tiempos: Nadie Sonríe. Aunque las letras contienen numerosas y muy detalladas referencias a la violencia entre bandas en Chicago, su ciudad y también la del Presidente Obama no lo olvidemos, es lamentablemente muy posible extrapolar el clima de agresión y tensión descrito en el disco a cualquier gran ciudad del mundo.

 

Sin embargo, uno de los grandes aciertos del LP es la ajustada y muy variada producción de No I.D. El viejo amigo de Common se encarga de la totalidad de los cortes del disco, pese a que inicialmente se anunció que serían Kanye West y el propio No I.D. los productores. A pesar de contar con un único productor, el disco es variado y, sorprendentemente, elegante y mayoritariamente relajado. Ese envoltorio amable (salvo en los momentos más arriesgados y áridos como “Blak Majik”) y diverso contrasta poderosamente con unos textos llenos de crudas descripciones de violencia y es fundamental para llevar adelante la que parece ser la premisa del LP: hacer llegar el mensaje al mayor número de personas sin renunciar a la excelencia artística. Soul sedoso, R&B (“Real” junto a Elijah Blake), boom bap, varios momentos esencialmente electrónicos (“Speak my Piece”, “Nobody’s Smiling”), góspel (“Kingdom” con Vince Staples) y hasta algo de psicodelia (“Young Hearts Run Free” junto a Cocaine 80s, el grupo mutante de No I.D.) son los palos que permiten a Common lucirse al micro junto a toda una nueva hornada de jóvenes talentos de Chicago que demuestran que pese a la violencia, aún hay esperanza para ‘Chiraq’ como se denomina a la Ciudad del Viento en el disco.

 

Da gusto ver a todo un veterano como Common arremangarse y bajar a la arena a dar una oportunidad a prometedores artistas en lugar de regodearse en el habitual compadreo entre colegas que suelen ser las colaboraciones entre MCs y productores en los LPs de hip hop. Esa misma voluntad de comunidad, de apoyar el producto local, transpira en los skits que mezclan información del tráfico y el tiempo en el área de Chicago, que a su vez contribuyen a crear la apariencia de un noticiario que sobre bases sampleadas sirve a los ciudadanos para estar enterados de las últimas matanzas. Common tan sólo cede a la tentación de entrar en lo personal en “Rewind That”, dedicada a J Dilla con una buena serie de versos que describen la triste evolución de su enfermedad y también homenaje a No I.D. de quien confiesa que se arrepiente de haberse separado después de haberle ayudado a cimentar el éxito de sus primeros trabajos independientes.

 

En fin, un disco muy mesurado y calculado, que sabe muy bien cómo trascender de lo local (en la primera intervención de Common en el disco en “The Neighborhood” se nos pregunta si conocemos a un extenso listado de bandas de Chicago) a lo universal, sin caer en lo panfletario ni renunciar a los ganchos comerciales (“Diamonds” con Big Sean), para radiografiar una ciudad al borde del estallido. Si Pau Gasol lo escucha hace unas semanas seguro que no habría firmado por los Bulls.

 

Half Nelson

Crítico musical que ha visto multitud de modas y estilos nacer, crecer, multiplicarse y morir desde que empezara a colaborar en Ràdio Ciutat de Badalona en 1993. Fan del jazz y del pop británico, aunque todavía impactado por el drum’n’bass, su firma se ha visto prácticamente en todas las cabeceras de prensa independiente (Mondo Sonoro, Go Mag, Rockdelux, Suite, Trax/Beat…) y radio online (ScannerFM) y por su grabadora han pasado muchos de los grandes (Costello, Lowe, Hitchcock, Mills, Craig, May, Saunderson, Gelb, Calexico, Goldie, Size, Flaming Lips, Bon Iver…). También ha contribuido con varios capítulos a “Loops” (Mondadori, 2002) y a “Teen Spirit. de viaje por el pop independiente” (Mondadori, 2004).

 

half@blisstopic.com