Menu
Joan-Colomo  

Joan Colomo

La fília i la fòbia

Bcore

7,5

Pop

Lidia Noguerol

 

Todos sabemos que algún día el sol se apagará. Joan Colomo también lo sabe y se atreve a dar un paso más allá y proclama en “El nuevo orden cósmico” que “astros y planetas tiene que colapsar” porqué “el porvenir y el explotar forman parte de la misma ecuación”. Lo que ni Joan Colomo ni nadie sabe, es cuando se va a apagar la estrella del de Sant Celoni. Seguro que no será en su cuarto disco, donde Colomo vuelve a brillar conservando sus señales de identidad, pero sin renunciar a la novedad.

 

En “La fília i la fòbia” seguimos encontrando su peculiar manera de cantar, su facilidad para hacer rimas y pareados, la crítica social, las letras pesimistas de melodías bonitas, la alternancia de catalán y castellano, la falsa ingenuidad con las que reviste algunas canciones y la urgencia y la pegada punk que utiliza para otras. Pero también hay cambios en el sonido, los temas que aborda y los estilos musicales que utiliza. Pasan los años y Colomo lo nota y lo lamenta con aires reggae (“Els problemas creixen”). Las guitarras distorsionadas, los teclados ricos en matices y una batería más marcada, contribuyen a llenar y a sofisticar el sonido de Joan Colomo, convirtiendo su último trabajo en el más compacto –se abre y se cierra de la misma manera– de su trayectoria.

 

Como muy bien expresa el título, Joan Colomo pasa en su nuevo álbum por diferentes estados de ánimo, que van del amor (la fília), ya sea el de la pareja o el de los amigos, al odio (la fóbia) hacía un sistema que promueve el borreguismo (“Reses sociales”) y la servitud (“Bala perdida”) y que merece explotar y colapsar. Molaría que lo hiciese en directo, en un concierto de Joan Colomo, donde “La fília y la fòbia” brillará con más intensidad.

 

Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.