Menu

inedit4

In-Edit Beefeater 2013

El documental es música, es vida

 

Javier Burgueño y Mireia Carulla

 

La undécima edición del Festival In-Edit Beefeater Beefeater llegó a su fin y ahora que hemos guardado el programa y volvemos a tener tiempo por la tarde toca mirar hacia atrás y hacer un repaso de lo sucedido.

 

Cada vez que acaba el In-Edit Beefeater pensamos lo mismo, deberíamos habernos pedido diez días de vacaciones para poder sobrellevar el festival dignamente. Eso de tener que compaginar el trabajo con casi cincuenta documentales no es nada bueno para nuestra salud. Menos mal que en esta edición pudimos disfrutar de buena parte de las películas en la sala online de In-Edit TV, algo que nos evitó las jornadas maratonianas de cuatro y cinco películas de otros años (aunque alguna sesión de esas hubo).

 

Lo que no nos evitó fueron los traslados de la platea del Aribau Club a la larga cola del Multisalas (y viceversa) y la inevitable curiosidad de los ciudadanos de a pie: “–Hola. ¿Esta cola para que es? –Para ‘A band called Death’, la historia de una banda de protopunk de Detroit en los años setenta”. Acto seguido: expresión de no entender nada por parte del encuestador y rápido mutis por el foro.

 

El recién nacido In-Edit Beefeater Fast Forward, la apuesta por los proyectos tecnológicos, medio área profesional medio laboratorio de pruebas e innovación, irrumpió con fuerza, afianzándose como tercera vía del festival , siendo su colofón la implementación de la segunda pantalla de Linklb en In-Edit TV.

 

Llegado el momento de los galardones triunfaron “Triana pura y pura” de Ricardo Pachón en nacional y la fuerza vital de Kathleen Hanna (“The punk singer”) en internacional, mientras que el premio del público se lo llevaba la entrañable mirada de Pep Garrido y Xesc Cabot sobre el día a día del imprescindible Juli Bustamante. Evidentemente la cosa no se quedó en el palmarés, material del bueno tuvimos de sobra a lo largo de los diez días: la dureza de “Narco cultura”, un documental no apto para todos los estómagos, cruda pero certera radiografía de la sangría que provoca el narcotráfico en México con dos puntos de vista totalmente dispares, un policía forense de Ciudad Juarez y un cantante de narcocorridos angelino; la trepidante “The sound of Belgium”, gran retrato de una época única y muy visceral que marcó para siempre la música de baile (no todo fueron raves británicas); la voz y los silencios de Harry Dean Stanton; el outsider Joe Meck, que con su genio fue a contracorriente de monopolios y medios técnicos, legándonos “Telstar”, visionaria antesala de la electrónica melódica; el homenaje a Les Blank y Dick Fontaine; el exorcismo personal y las difíciles relaciones familiares entre hermanos de “Mistaken for strangers”, el nacimiento de la cultura de clubs en Barcelona de la mano del Nitsa (no se pierdan el artículo de Manu González al respecto); la historia-río de Descendents/All; la importancia de un estudio, unos músicos y un sonido de “Muscle shoals” .. y paramos ya porque no es cuestión de detallar aquí toda la programación del festival.

 

Resumiendo: Más de una semana de documentales musicales para todos los gustos y colores, biográficos, clásicos, históricos, y también cada vez más, comprometidos, rompedores y aperturistas, films que utilizando la música como hilo conductor nos hablan de nosotros mismos.

 

Y ahora ustedes perdonen pero nos vamos a hacer cola un rato a la esquina de Gran Vía con Aribau, que ya nos habíamos acostumbrado y nos estamos quitando el mono poco a poco.

 

 

Javier Burgueño

Javier Burgueño pasó su juventud en el Vallés Oriental (Barcelona) donde se inició en esto de la crítica presentando y coordinando un programa musical de la televisión de su pueblo durante la bendita locura analógica de las televisiones locales de principios de los 90 (asegura que ya no quedan copias de los programas, se encargó personalmente de ello una noche de verano). El experimento fue divertido y dejó un poso latente que volvió a aflorar con el cambio de siglo cuando empezó a colaborar asiduamente con la web del programa de radio madrileño “El otro lado del telescopio” y más tarde con www.pinypondjs.com. Ha sido colaborador de Go Mag desde el 2007 hasta su desaparición de los quioscos el pasado junio de 2013.

 

javier@blisstopic.com