Menu
 

Niño de Elche & David Cordero

Nanas

Acuarela

8

Ambient

Vidal Romero

 

Hablaba el otro día con un conocido acerca del Niño de Elche, y me comentaba que no entendía muy bien por qué todo el mundo insistía en clasificarlo como un artista flamenco, cuando en realidad es casi el género que menos toca. Y tiene razón: en los últimos tres o cuatro años Francisco Contreras Molina, que así se llama el Niño, se ha tirado a todo tipo de piscinas, ha probado con multitud de géneros y de formaciones, ha puesto su voz al servicio de experimentos locos y de perversiones acústicas. Y aunque en ese saltar le ha tocado tragar agua en muchas ocasiones, también ha sabido emerger otras veces con alguna perla en la mano. Que es el caso de estas “Nanas”, en las que él pone la voz y David Cordero la música. Dos canciones que (y por eso los comentarios del principio) tienen muchísimo más de ambient que de flamenco. De esto último, ya les aviso, poco van a encontrar aquí: quizás algún rastro en la manera de cantar del primer tema, quizás el gesto de escoger un poema de Agustín Delgado, que está repleto de sombras, para el segundo.

 

En los dos casos la estructura es similar: comienza el Niño cantando, casi a modo de letanía, y tras varios compases entra Cordero, sus mantras ambientales sumando capas en un crescendo sutil y sostenido, que lleva las canciones hacia un clímax atmosférico. Un clímax que en la cara A, “Descansa” (remedo de una canción popular), surge de tonos pastorales y de melodías de aire cinematográfico, como si de verdad buscara empujar al sueño a alguna persona querida. Todo lo contrario que “Agustín”, que juega en la cara B con sonidos espectrales y voces dobladas, con drones metálicos y guitarras tocadas con arco, como queriendo puntuar la voluntad expresionista del poema original, esos aires definitivamente góticos (“Mi cuarto no tiene ventanas/yo no tengo madre/por eso canto canciones de cuna/para poder dormir”), que incitan antes a la pesadilla que a un plácido descanso. Dos caras de una misma moneda, un inspirado experimento cuyo único debe es que sabe a poco.

 

Vidal Romero

Como todos los antiguos, Vidal Romero empezó en esto haciendo fanzines (de papel) a mediados de los noventa. Desde entonces, su firma se ha podido ver en infinidad de revistas (Go Mag, Rockdelux, Ruta 66, Playground, aB, Era y Clone entre muchas otras) y algún que otro periódico (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz). Es también uno de los autores del libro “Más allá del rock” (INAEM, 08) y ha trabajado como programador y productor para ciclos de conciertos y festivales como Arsónica, Territorios o Electrochock (US). Incluso le ha quedado tiempo para ayudar a levantar España ladrillo a ladrillo con lo que es su auténtica profesión: la arquitectura. Es uno de los mejores analistas de música electrónica de este país.

 

vidal@blisstopic.com