Menu

Giant Sand en el Grec

14/07/2016, Sala Apolo, Barcelona

8,7

 

Half Nelson

Fotos Eric Altimis

  

Hasta hora creíamos que Don Quijote moría rodeado de los suyos a la vuelta de su derrota en Barcelona. Triste, derrotado, sin sus amados libros de caballerías y, aunque lúcido y consciente de sus propios desmanes, moría sin renunciar del todo al ideal caballeresco ni a la búsqueda de la verdad, la justicia y la belleza. Lo que hemos aprendido en esta gira de despedida de Giant Sand es que Don Quijote acabó de alguna manera reencarnándose en Howe Gelb cuando este nació hace ya sesenta años en Scranton, Pennsylvania. Como el propio Gelb anunció repetidamente a lo largo del concierto, esos sesenta años le representan ya un molino demasiado alto para enfrentarse a él sobre un escenario, pese a que le confesó a nuestro compañero Javier Burgueño en esta reciente entrevista que “la razón es que han pasado ya treinta años (no creo que haya muchas bandas que duren más de 30 años) y ahora mismo adoro a esta banda y todo lo que está pasando con ella, nunca he sido más feliz tocando con esta gente, así que creo que es un buen momento para parar ahora que las cosas van tan bien y me siento tan feliz, no quiero esperar a dejarlo cuando las cosas vayan mal y estemos tristes”.

 

 

Sin ninguna duda, Gelb y los suyos siguen disfrutando como chiquillos sobre las tablas: se ha reencontrado con “un tipo que ha tocado con Bob Dylan” Winston Watson, batería en el primer disco de Giant Sand –“Valley of Rain” (Black Sand, 1985)– mientras los dos jóvenes guitarristas de origen latino Gabriel Sullivan y Brian López (ambos también en Xixa) aportan nervio rockero y algo de rivalidad. Gelb se los mira desde la barrera en un inicio eléctrico y electrizante con “Ride the Rail” de “Blurry Blue Mountain” (Fire, 2010), “Forever and a day” de “Tucson” (Fire, 2012) y “Shiver” de “Chore of Enchantment” (Thrill Jockey, 2000). La nostalgia empieza a aflorar, pero Gelb se va, como siempre, por las ramas para explicarnos que los trajes que llevan no son realmente de piel de lagarto (“yo no como animales”), sino que los compraron hace diez años en Düsseldorf y que si no se los ponen en la gira de despedida de la banda, ¿cuándo se los van a poner?

 

 

Más bandazos. Gelb deja espacio a sus cachorros y les cede protagonismo para que se luzcan como frontmen. Venció López con una sobria versión del “Vagabundo” de Víctor Simón que popularizaron Los Panchos. El ritmo decae, Gelb se explaya al teclado y empieza la promo de su próximo LP a su nombre presentándonos algunos de esos “estándares propios” que ha compuesto para la ocasión. Pronto se cansa y se despide del teclado volviendo a “Chore of Enchantment” con una soberbia “Temptation of Egg”. Se quita la chaqueta y el sombrero y su camisa y su pelo blanco brillan como si les diera el sol del desierto (o de La Mancha): orgulloso y vulnerable al mismo tiempo, su propia dispersión es su mayor enemigo. Si Terry Gilliam, una vez más enfrascado en su eterno proyecto de Don Quijote cinematográfico, lo encontrara no dudaría en ofrecerle el papel: el icono carismático de los que no tienen carisma.

 

 

Se acuerda de Córdoba (“allí conocí a los mejores guitarristas del mundo, pero yo no puedo tocar como ellos”) y parece entristecer después de tantos combates, pero enfila la recta final pleno de energía repasando el reciente “Heartbreak Pass” (New West, 2015) que acaba siendo lo mejor del concierto: la stoniana “Texting Feist”, la tremenda “Hurtin’ Habit” (con ese deje a “Lust for Life”) y el bis (“aplaudid ahora y así no tenemos que volver después”) con la sensible “Heaventually” le permiten croonear, surfear sobre la melodía y sobrevolar el ruido y el caos del escenario como si Gelb ya estuviera en otro lugar más sereno y tranquilo, ajeno a las cuitas de este mundo lleno de entuertos.

Half Nelson

Crítico musical que ha visto multitud de modas y estilos nacer, crecer, multiplicarse y morir desde que empezara a colaborar en Ràdio Ciutat de Badalona en 1993. Fan del jazz y del pop británico, aunque todavía impactado por el drum’n’bass, su firma se ha visto prácticamente en todas las cabeceras de prensa independiente (Mondo Sonoro, Go Mag, Rockdelux, Suite, Trax/Beat…) y radio online (ScannerFM) y por su grabadora han pasado muchos de los grandes (Costello, Lowe, Hitchcock, Mills, Craig, May, Saunderson, Gelb, Calexico, Goldie, Size, Flaming Lips, Bon Iver…). También ha contribuido con varios capítulos a “Loops” (Mondadori, 2002) y a “Teen Spirit. de viaje por el pop independiente” (Mondadori, 2004).

 

half@blisstopic.com