Menu

Lee Fields and The Expressions

Lee Fields and The Expressions en el Grec

21/07/15, Barts, Barcelona

8,5

 

Rafa Giménez

Fotos Óscar García

 

Emoción, energía, solemnidad, algo de  misticismo y una buena dosis de descaro canalla. Ninguno de los ingredientes básicos que hacen del soul clásico algo más que un estilo musical faltó en el fantástico concierto de Lee Fields en la sala Barts de Barcelona. Ante una audiencia más que considerable que prácticamente llenaba la sala, el de North Carolina apenas necesitó unos minutos de concierto para confirmar que, efectivamente, venía a darnos lo que estábamos esperando: una señora liturgia funk soul a la mayor gloria de San Otis y James el Grande.

 

Y es que tras la consabida intro instrumental, Fields apareció deslumbrante sobre el escenario para despejar cualquier duda sobre su estado de forma a punto de llegar a la jubilación. Vestido de traje y con el pañuelo asomando por la chaqueta como mandan los cánones, el soulman despachó nada más comenzar dos de sus hits (“Just can win” y “Still got it”) para marcar un tono que no bajaría en ningún momento de la velada. Completamente conectado con el público, y respaldado por una ultra eficiente versión de The Expressions que incluía dos vientos y un rotundo órgano Hammond, Fields llevó su concierto por esa delgada línea entre los 60s de Detroit y los 70s de Chicago sobre la que el de North Carolina ha construido su carrera. Sobre esos cimientos, el norteamericano tuvo tiempo para regalarnos algunas de sus baladas sixties más grandes, como “Talk to somebody”, y muchas de sus piezas funk más renombradas, como una acelerada “Money is King” donde parecimos estar viendo a un revivido James Brown.

 

Al final, algo más de una hora (único pero) que supo realmente a poco que culminó en un bis auténticamente catártico que nos recordó a todos que, amigos, el soul es una droga.

 

Rafa Giménez

Después de probar con el macramé, el ping pong y la lectura de textos sufistas, hace ya muchos años que Rafa Giménez encontró en los ordenadores y las maquinitas de todo pelaje ese círculo de amigos que el mundo parecía negarle. La no demasiado sana pasión por el software, los procesadores y las pantallas que ha desarrollado desde entonces seguramente no ha ayudado demasiado a su sociabilidad ni a su éxito con las mujeres, pero sí  le ha llevado a rincones de Internet donde se ven cosas que vosotros no creeríais. Habla bajito y vive feliz en su habitación con su soldador y su conejo robot, y afirma con seguridad que “All your base are belong to us”.

 

rafa@blisstopic.com