Menu

FIB 2015

Festival Internacional de Benicàssim FIB 2015

16-19/07/2014, Recinto festival, Benicàssim

 

Texto Javier M. Carpi

Fotos Pau Bellido (Organización)

 

El año de la reconciliación. Tras algunas ediciones imbuido en una especie de deriva que incluso puso en peligro el futuro del festival, la edición 2015 del FIB quedará en el recuerdo como la más auténticamente fiber de los últimos años. Con un programa más que atractivo, en el que los cabezas de cartel (mayoritariamente) volvían a tener empaque suficiente para figurar como tales y en el que las bandas nacionales volvían a ocupar un papel merecidamente decoroso, el FIB reclamaba con orgullo su posición de festival de festivales. Y eso se tradujo, además, en un nuevo equilibrio entre los asistentes, con la parroquia patria alcanzando un 45% de afluencia, algo inaudito desde hacía años. Y si el FIB 2015 ha sido un feliz reencuentro con la memoria pop del festival, la jornada del sábado fue el no va más en esa especie de déjà vu en su máximo esplendor. Y es que juntar a Blur y a Los Planetas en un mismo escenario (bautizado Las Palmas en esta ocasión) a día de hoy, más allá de una simple ecuación ganadora, significaba redefinir de un plumazo y con orgullo la identidad del festival. Pocos grupos pueden resumir tan bien toda una trayectoria vital que va desde la identificación estricta en un estereotipo bien definido (el brit-pop y el pop independiente nacional de los noventa; pilares ambos del movimiento indie del que surgió todo esto hace 21 años), hasta una redefinición inteligente de sus postulados, que ha llevado a ambas bandas a ser de las que mejor han crecido y envejecido en este tiempo.

 

Blur FIB 2015

 

Blur combinaron, de manera eficaz los recientes logros de su esperado disco de reencuentro "The magic whip", con (casi) todo lo que el respetable, que a medida que avanzaba el recital se contagiaba de la sensación de estar viviendo un evento especial, deseaba escuchar. ¿Momentos de gloria? Cuando Albarn subió a una espontánea a cantar con él "Park Life", el desparrame total con "Boys and girls" o la despedida final a flor de piel con "The Universal". El día en que el bri-tpop renació de sus cenizas.

 

Kaiser Chief FIB 2015

 

Y eso que unos de sus herederos más aventajados, The Kaiser Chiefs, habían dejado un rato antes el listón bien alto en el mismo escenario estrella. Más allá de unas canciones pegadizas y resultonas (verdaderos himnos del post-britpop), gran culpa de ello la tuvo un Ricky Wilson que supo meterse al público (y a las cámaras que grababan el concierto casi literalmente) en el bolsillo. Nadie se pateó el escenario y enardeció tanto al respetable como él. Cada visita al FIB del grupo de Leeds constituye una fiesta.

 

Los Planetas FIB 2015

 

Los Planetas aprovecharon su posición preferente en el cartel de este año y lo hicieron facturando el concierto más redondo de todos los que han ofrecido en el FIB a lo largo de su historia. Y lo hicieron sin concesiones, centrando toda la primera mitad de su set en su space-jondo inabarcable y sin fisuras. Y eso es de agradecer, cuando lo fácil podría haber sido tirar de jitazos imperecederos para disfrute de un personal ávido de sensaciones. Claro, haberlos los hubo, incluida la colaboración de Gaizka Mendieta para arremeter con los de Granada aquel "Un buen día" que prolonga su fama más allá de la vida futbolística.

 

Lo de Vetusta Morla (la otra gran apuesta del pop nacional en formato macro) no fue tan tremendo. Algo rígidos, su prosopopeya sonaba forzada ante un público aún frío y no completamente metido en el concierto (la desventaja de tocar el último día del festival, donde todo va un poco ya a medio gas, y a una hora de indefinición previa a la afluencia masiva a la espera de los cabezas de cartel). Una pena.

 

A The Prodigy yo sigo, a estas alturas, sin entenderlo. Vale que los de Liam Howlett tuvieron su aquel (eran los días del big beat y su contundencia barnizada de irreverencia y violencia sonora les daba empaque y atractivo), pero a día de hoy, que sigan atrayendo atención desmedida (han gozado de status de cabeza de cartel en dos de las seis últimas ediciones del FIB) es algo que se me escapa. Pero debe ser una limitación del que esto escribe, pues es empezar la matraca  (gruesa, mazacote y asfixiante) y la gente empezar a enloquecer... Nasty, nasty.

 

Portishead FIB 2015

 

Todo lo contrario a la elegancia del desasosiego existencial que Portishead derrochan de manera impecable. En este caso, en dos de los últimos seis FIBs, y sin tener un nuevo disco desde hace siete años... Igualitos que los firestarters, ¿no? A destacar la guitarra-motosierra con la que Adrian Utley nos cortaba la respiración. De lo poco que hicieron fuera del guión los de Bristol fue empezar quince minutos más tarde de lo estipulado. Y es que estoy convencido que los headliners del FIB deben de firmar una cláusula de exclusivo cumplimiento que les exime de empezar a la hora si de manera simultánea se encuentran cerca los Franz Ferdinand comiéndose el mundo con su "Take me out", que es lo que estaba sucediendo en ese preciso instante en el escenario Fiberfib.com. 

 

FFS FIB 2015

 

Bajo el nombre de FFS y con la excusa de presentar el disco conjunto elaborado con Sparks, Kapranos y compañía se llevaron a su terreno un recital en el que los hermanos Mael alucinaban ante lo que se les venía encima, que no era otra cosa que un ejemplo más de cómo los escoceses la lían cada vez que recalan por Benicàssim. Tanto con los temas elaborados en común (asumibles casi al 100% por sus fans), como con los de su propia cosecha, los FFS dieron otra de esas fiestas que permanecerán para siempre en la memoria del FIB. Una curiosidad digna de estudio: Kapranos no suda; pese a lo que se movió y a vestir camisa negra de manga larga, y mientras a Russel Mael (trasunto del personaje de Robert Preston en "Víctor o Victoria") casi le desteñía el negro azabache capilar, al líder de FF no se le escapó ni una gota de sudor...

 

Noel Gallagher y sus High Flying Birds defendieron con soltura su segundo trabajo, demostrando de nuevo en el FIB que hay vida en su etapa post-Oasis. Aunque eso no sea óbice para que saque de la chistera joyas perdurables como "Champagne Supernova" y, como no, "Don't look back in anger" para acabar de excitar al respetable. Quién iba a decirle en los días calientes de la rivalidad Oasis-Blur que en el año 2015 coincidirían sus protagonistas de la forma que lo han hecho. Quien ríe el último...

 

Public Enemy FIB 2015

 

Con Public Enemy todos nos convertimos en seguidores de su hip hop militante y clasicote por un momento. Y es que la ocasión lo requería, no todos los días se puede comprobar como Flavour Flav, Chuck D y compañía reverdecen sus días de manifiestos inflamables  ("fight the power! "). Ahora bien, con los tiempos que corren, su despliegue en escena no aguantaría una auditoria interna por parte de recursos humanos (mucha gente en escena sin hacer nada de provecho).

 

Joe Crepúsculo FIB 2015

 

Casi tanta gente (sino más) se fue añadiendo en escena en la actuación de Joe Crepúsculo. Amigos y adheridos (tremendos un Tomasito que acabó zapateando en botines y calzoncillos y un Nacho Vigalondo desfondado de tan entregado), espontáneos y hasta un coctelero sirviendo pisco sauer a tutiplén, todos acabaron participando del desparrame naif crepuscular. Y eso que con el Crepúsculo siempre me pasa lo mismo en el FIB. Inicia su set y me da la impresión de estar contemplando una tomadura de pelo; original y descacharrante, pero tomadura de pelo. Pero a medida que discurre su set, me doy cuenta que soy yo y mis prejuicios a los que el Crepus y su propuesta no solo toma el pelo, sino que me hace un corte de mangas con una sonrisa y me dice "ahora jódete y baila, desarmado y humillado". Y así es, lo que inicialmente iba a ser no más que una estación de paso hasta el próximo artista al que ver, se convierte en parada y fonda. Y es que realmente "Esto sí suena brillante". Y en plena fiesta ingobernable, se toma la libertad de afrontar un "Maricas" de Los Punsetes. Indescriptible.

 

Otra que facturó una actuación intensa e impecable fue La Bien Querida. Amor hiriente que oscila entre el enamoramiento entregado y el sufrimiento más descarnado, el tándem Ana Fernández-Villaverde/David Rodríguez (por cierto el único presente en este festival junto a Los Planetas de la oleada indie de los noventa de la que surgió casi todo esto) se dedicaron a dar una de cal y otra de arena (Ana dixit), entre ambos extremos del catalogo de sus sentimientos. Ahora bien, con tanto sufrimiento temático tendrían que valorar cambiarse el nombre por La Mal Querida.

 

Fibers FIB 2015

 

Los Palma Violets lo tenían muy fácil para convencer a un público que siempre agradecerá pildorazos de energía pop desbocada, desenfrenada y contagiosa. Junto con The Vaccines, luchan por el cetro que abandonaron The Libertines, a la espera de ver si éstos lo recuperan en su esperadísimo comeback, aunque visto lo visto por estos lares el año pasado, déjenme mantener un cierto escepticismo... Pues pese a dichas expectativas, los Palma flojearon en el sonido, en la contundencia y en la efectividad. Una pena.

 

Como The Cribs, que se pelearon con el sonido, con la entonación y con el mundo. Claro, no siempre puedes tener un Johnny Marr de refuerzo que te saque las castañas del fuego si hace falta.

 

Nudozurdo son a día de hoy una de las apuestas más seguras dentro del panorama nacional. Rock existencialista de ese que te explota en la cara de manera cruda y desarmante. Su "Prometo hacerte daño" me parece, junto al "Laissez Faire" de Ornamento y Delito de lo más impactante que se ha hecho por aquí en años.

 

Y otros compatriotas que lo petaron (y de qué forma) fueron los gallegos Novedades Carminha, que bordaron un correoso set acelerado y repleto de rock descarado e irreverente, ese que hacen tan bien, con su sentido del humor ácido tan atlántico. Tremendo ver cómo arrasaban con el "Demoler de Los Saicos a las tres y media de la mañana del lunes, hora clásicamente reservada ya para los penúltimos devaneos electrónicos para insomnes recalcitrantes.

 

Celica XX FIB 2015

 

Esto es el FIB y cualquier sorpresa tiene cabida. Como sorpresas aguardan en muchas de las bandas que lucen en los carteles con tamaño de fuente menor. Entre los nacionales, los castellonenses Debigote (impactante la camiseta-faldón dedicada a la filósofa adalid del mundo queer Judith Butler), Trajano! y su post-punk espasmódico o los Celica XX y sus sacudidas de tormenta sónica (arriesgada visión distorsionada de "The killing moon" incluida); los teloneros que Toy querrían tener. Y entre los foráneos, el rock febril y acelerado de los neoyorquinos Public Access TV, el rock con raíces folk de los irlandeses Hudson Taylor y The Riptide Movement, la electrónica orgánica de Vessels o el desparpajo indie y shoegazing de The Death of Pop. ¿La muerte del pop? A tenor de lo visto en esta edición queda claro que el pop (as we know it) está más que vivo, reinventándose cada día. Y antes de acabar, un recuerdo y una propuesta. El recuerdo: te hemos echado de menos Ernesto Grupo Salvaje. Y la propuesta: ¿por qué no convertir la edición 25 aniversario en una fenomenal comeback party con cartel repetido un cuarto de siglo después? Echando la vista atrás, no quedan muchas de aquellas bandas que por uno u otro motivo no se hayan reencontrado en alguna ocasión. Seguro que a excepción de Silvania (Cocó RIP) muchos no dirían que no.

Redacción

El equipo de redacción de Blisstopic. Somos gente mala y peligrosa, pero queremos un mundo mejor, una blisstopía.

 

blisstopic@blisstopic.com