Menu

01

No More Lies

A Verlas venir

 

Lidia Noguerol

 

Después de casi una década de silencio, el power trío de post-hardcore No More Lies ha vuelto con un disco que está a la altura de las expectativas que ha generado su regreso. Hablamos en Sant Feliu de Guíxols con Màxim Triviños (bajo) y Roger Ortega (batería) de "In the shade of expectation" (BCore, 14), de su trayectoria y de la gira que acaban de empezar. Santi Garcia (voz y guitarra) es baja de última hora por enfermedad, pero está muy presente en la conversación gracias a sus compañeros.  

 

¿Qué os ha hecho volver a entrar en el estudio para grabar un nuevo trabajo?

(Màxim) Bueno, el grupo se había separado el febrero del 2008 y en mayo del 2011, salen dos conciertos de Aina, una en Tolosa y el otro en Sant Feliu de Guíxols. Había la posibilidad de hacer el concierto en Barcelona, pero los Aina prefirieron Sant Feliu. Para hacer estos bolos, Aina nos pusieron como condición sine qua non, que fuésemos con ellos. Entonces no reunimos, nos lo planteamos, refrescamos el repertorio y a partir de aquí van saliendo otras historias, un concierto aquí, una fiesta mayor allí y ya en el 2012 se nos presenta la oportunidad de dar dos conciertos con Hot Snakes, uno en Barcelona y el otro en Madrid. Vamos quedando para preparar estos bolos y sin que nadie dijera nada iban saliendo toques nuevos. Y claro, los temas nuevos estaban allí y ya se suponía que se tendrían que grabar. Las canciones nuevas salieron porqué el ambiente era muy bueno, no tenía nada que ver con lo que era antes del parón de la banda. Y ahí está el disco nuevo. 

 

(Roger) Sí, todo salió a raíz del empeño de los Aina. El Titi nos decía, “si nosotros tocamos, ¡vosotros también tenéis que tocar!”. Y dijimos, “¡venga, pues venimos!". Y con el buen rollo fuimos haciendo canciones y el disco llegó solo, sin querer hacerlo. Fue un proceso muy fluido. Estábamos muy a gusto.

 

¿El parón del 2008 se debió a que estabais muy saturados de la banda?

(Màxim) Bueno, somos tres amigos de la infancia y nuestra relación estaba un poco oxidada y decidimos que No More Lies iba después de nuestra amistad. Y como tampoco tenemos que responder delante de ningún contrato profesional...

 

(Roger) Estábamos agobiados, y a tomar por el culo (risas). Cuando estemos mejor, pues ya haremos algo. Y luego tanto Màxim, como Santi y como yo nos pusimos con otros proyectos. Santi estuvo con Ghouls & Ghosts y conmigo y Marc Clos en Vistalegre, Màxim con Bullitt haciendo conciertos de tributo a Bad Religion y con los Nord. Pero ahora al reactivar la banda los otros proyectos han quedado apartados.

 

(Màxim) Es que sabes, nunca nos planteamos ese parón como una disolución final, sino que la cosa se quedó allí.

 

(Roger) Simplemente estábamos rallados y no nos apetecía tocar. Con No More Lies, intentamos llevar un ritmo de ensayos bastante regulares, de dos veces a la semana mínimo y pase lo que pase.

 

(Màxim) Sí, y si vas a grabar disco, si pueden ser más, pues más.

 

(Roger) Sí, nos lo tomamos muy en serio. Si toca ensayo, toca ensayo y no valen excusas. Pero después de nuestro tercer trabajo, lo que pesaba realmente era que no teníamos ganas de hacer nada, no había ningún disco nuevo a la vista, el anterior ya lo habíamos tocado mucho y una cosa llevó a la otra. Hasta los conciertos con Aina, nos veíamos por el pueblo y poco más. El local de ensayo lo habíamos conservado y cuando alguien quería ir, se lo dejábamos. Pero juntos no habíamos vuelto a ir.

 

En "In the shade of expectation" parece que habéis simplificado las estructuras de vuestras canciones y dado más protagonismo a las melodías.

(Màxim) En cuánto a estructuras, "In the shade of expectation" se parece bastante a su predecesor, el de las coordenadas náuticas de Sant Feliu de Guíxols. Lo que pasa que aun hay lo que nosotros llamamos “tiroliros” de guitarra y "pum pums" de batería, pero no a la manera del disco de los tornados. No hay ritmos rotos, es más llano, más básico y más cuadrado. Pero también hay canciones como “Spiral desidia” que nosotros la llamamos la “soul” (risas). También en las melodías se parece. En cambio en la parte de guitarra, hay más arpegios en la línea de nuestro segundo disco "][", el del símbolo de los tornados. El nuevo disco es un híbrido entre los dos.

 

(Roger) Yo creo que es una evolución respecto a nuestros trabajos anteriores,  porqué hemos pulido el sonido y, sobre todo, intentamos hacer canciones, con nuestro estilo, pero canciones.

 

(Màxim) Sí, canciones coherentes y cohesionadas.

 

(Roger) Exacto, que tengan un principio, un nudo y un desenlace. Eso es lo que queremos, canciones, "pum pum" y no florituras.

 

También se nota algún cambio en el sonido de las guitarras.

(Màxim) Depende de las canciones. Piensa que es una guitarra doblada. No hay segundas guitarras. Es exactamente como suena en directo. No hay efectos, ni nada. Piensa que el disco se grabó en cuatro horas.

 

(Roger) Teníamos muy claro que grabaríamos lo que tocamos en directo. Guitarra, bajo, batería, voz y punto. No hemos añadido nada más.

 

(Màxim) Coros hemos hecho los justos, porque Roger dijo que no quería hacer muchos, porqué quería tocar el tambor tanto como pudiera. Es un disco muy poco edulcorado.

 

04

 

Pues aunque Roger no los quisiese hacer, los coros tienen mucha fuerza.

(Màxim) Mmmm... Bueno, Santi ha añadido segundas y terceras voces por debajo para hacer harmonías. Es lo único.

 

(Roger) Antes de grabar tener muy claro lo que íbamos a hacer. Antes de la toma definitiva ya habíamos grabado diferentes demos y habíamos descartado lo que no nos gustaba. Era como la tercera vez que grabábamos el disco. Esto lo hemos podido hacer gracias a que Santi tiene el estudio.

 

(Màxim) De esta manera ya teníamos una perspectiva antes de grabar las canciones. Las otras veces no fue así, cuando lo teníamos grabado, decíamos, hostia habría molado poner esto aquí, cambiar lo otro. En cambio esta vez, lo hemos controlado mucho más.

 

¿Diríais que el sonido de No More Lies se mueve entre la melodía, la disonancia y la contundencia? ¿Como veis vuestra evolución? Siempre se os relaciona con las bandas de Washington DC.

(Màxim) Sí, pero no lo hacemos conscientemente. No vamos al local y pensamos queremos sonar como esta banda. No, no somos nada pretenciosos.

 

(Roger) Es un poco lo que hemos hecho siempre, pero lo que sí que buscamos es sonar un poco diferentes, originales. Tener una señal de identidad propia. Con los ritmos, los riffs, nos comemos un poco el coco para que no salga ese toque que has oído tantas veces.

 

(Màxim) Queremos tener un rasgo distintivo, como por ejemplo tiene Ivan de Moksha haciendo metal. Lo que hace él es muy diferente del resto.

 

(Roger) Más que grupos de Washington DC, lo que ahora nos gusta mucho, son bandas como Hot Snakes o Obits. Hot Snakes es una banda de gente que ya tiene una edad y que te hace pensar que cuando yo tengo cuarenta y pico, ¡quiero sonar como ellos! Estar por allí, haciendo rock, nada de florituras. Sus temas se reconocen en seguida, porqué tienen su estilo propio.

 

(Màxim) Lo que Roger quiere decir, aunque las influencias siempre se notan , que no se vean tan descaradamente.

 

(Roger) Eso, no copiar, ni nada. Escuchamos mucha música, somos muy abiertos, pero cuando nos ponemos a trabajar, no nos sale una batería blanda, porqué no lo hemos hecho nunca. Todo lo que hemos mamado de pequeño ha sido enérgico y cañero.

 

(Màxim) Aunque ahora las energías no son las de hace unos años (risas).

 

Lo de la energía menguante, donde se nota es en vuestros conciertos que son cortos.

(Roger) Ahora, no, eh, ¡ahora, no! (risas). Ahora duran una hora, que el otro día casi salimos los tres con oxígeno.

 

(Màxim) Llegamos al último tercio cansados, pero eso con rodaje se supera.

 

(Roger) Lo que queremos hacer ahora en los directos es tocar todas las canciones del disco nuevo, porqué nos gustan todas.

 

(Màxim) Más nueve de los anteriores, las que creemos que son las mejores. Y la verdad es que todo el mundo nos decía que nuestros conciertos eran demasiado cortos y tenían razón.

 

¿Como está yendo la gira? ¿Añorabais tocar en directo?

(Roger) Sí, mucho. Además estos dos bolos que hemos hecho en Vic y Tarragona nos han dejado muy buenas sensaciones. Nos falta un poco de rodaje, pero nos lo tomamos muy en serio. Cuando vamos al local, hay pocas bromas, vamos a currar.

 

¿Hay alguna banda de aquí que os mole?

(Màxim) En la provincia de Girona nos mola Illinoise y Hurricäde. Viendo a Hurricäde nos dio la sensación de vernos a nosotros ocho años atrás. De Sant Feliu están Please Wait y Bullitt. A nivel estatal hay músicos técnicamente muy buenos haciendo cosas muy interesantes. Betunizer nos gustan mucho.

 

(Roger) En Galicia también hay grupos muy potentes. Tiramos a Guerrera de quién no habíamos escuchado nada y en directo nos fliparon. Es otro rollo, más psicodélico, pero tocan muy bien. Los Unicornibot están haciendo cosas muy interesantes también, más salvajes.

 

03

 

Volviendo a vuestro disco, su título "In the shade of expectation", ¿hace referencia al regreso de la banda? Pasa lo mismo con algunas canciones, que como “Spiral desidia”, “Urgency has gone” o “Wrong stage, bad scenario”, que parece que también hablan de vosotros como banda. En cambio, “Dear system” sí que hace referencia a la crisis que estamos viviendo.

(Roger) No, no, para nada. El título no tiene nada que ver. Ya pensé que parecería eso, pero igual la expectation era una mierda.

 

(Màxim) Es verdad que da pie a la ambigüedad, pero no es por eso. Teníamos la canción, el título sonaba bien y tampoco me pareció mal que la gente lo asociaría a nuestro retorno aunque no tuviera nada que ver.

 

(Roger) El titulo del disco hace referencia a cómo esta todo el mundo, con la crisis, a la expectativa de qué pasará. No somos un grupo político ni nunca lo hemos sido. Son cosas sociales, que hemos vivido o que observamos en nuestro entorno cotidiano. Si le hubiéramos puesto el título en catalán, sería “A veure-les venir” (A verlas venir). Ahora mismo, nosotros no podemos salir y ponenernos a cantar “las flores son bonitas”. Bueno no lo hemos cantado nunca (risas), pero ahora aun menos.

 

(Màxim) Canciones como “Spiral desidia” hablan de salir de un bache personal, de volver a encontrar las ganas de vivir. “Urgency has gone”,en principio tenía que ser “ Outsider’s eden”, que es un sitio de Sant Feliu donde voy cuando quiero relajarme y pensar. La canción está situada a finales del verano, cuando el sitio ya no esta invadido.

 

(Roger) Cuando ya no están los turistas. Es como un rincón de paz.

 

(Màxim) “Dear system”, es como una carta. Ahora con la crisis han aumentado las depresiones y los suicidios, especialmente de los de hombres de más de cincuenta años. Pues la canción habla de un hombre de estos, que ha hecho siempre lo que se suponía que tenía que hacer, o sea trabajar y ser una persona ejemplar y modélica, y ahora se ha quedado con un huevo en cada mano, el futuro es negro y se siente utilizado como si fuera un papel de wáter. “Foundational stone” va de tropezar siempre con la misma piedra. De que hay cosas que sabes que has de cambiar, porqué no vas bien, pero que no hay manera. De la imbecilidad.

 

(Roger) “Wrong stage, bad scenario” fue la última canción que hicimos antes de parar en 2008. La letra es de Santi y habla de Kassel en Alemania.

 

(Màxim) Yo creo que la letra de esta canción puede ser extensible a muchos grupos pequeños como nosotros, que tocan en sitios también pequeños y piensas “¿Qué coño hago aquí? Que nadie me hace puto caso”, la canción va de eso.

 

¿Las letras las hacéis entre todos?

(Roger) Sí, entre todos. Bueno, en este disco la mayoría son de Màxim, después iría yo y Santi sería el que menos. Lo que hicimos fue recoger todas las ideas que teníamos sobre lo que queríamos hacer. Luego nos encerramos tres días en el estudio. Cada uno llevaba una idea y pensábamos que podíamos hacer, que le faltaba. Nos costó un poco, pero estamos contentos con el resultado.

 

(Màxim) Además primero pensamos las letras en catalán, luego las tenemos que pasar al inglés y que la traducción caiga bien con la métrica. Y todo esto da pie a la ambigüedad.

 

(Roger) Y la ambigüedad también nos mola, porqué nosotros no estamos predicando la verdad. Es nuestro punto de vista personal y punto.

 

¿La música también la hacéis todos juntos?

(Màxim) Sí. Siempre partimos de un riff de guitarra y ponemos, quitamos y nos la quedamos o la desechamos. Para una canción de dos minutos, nos podemos tirar dos meses trabajando. En cambio hay otras que con tres ensayos ya la sacamos.

 

(Roger) Lo que sí que es verdad, es que a veces llega Santi o nosotros al local, con un toque, con el “ticu –ticu” y cuando acabamos la canción el “ticu-ticu” acaba siendo “traco-traco”, porqué lo cambiamos en el local, donde todos podemos opinar y hacer aportaciones. Es un proceso bastante abierto.

 

La canción más diferente del disco es “Friends, neighbours and criminals”. ¿Como surgió?

(Roger) Ésta es mía, y a diferencia de las otras empezó con un ritmo de bataca, del “tucu-tucu-taca, tucu-tucu-taca”. Cuando ya llevaba días con el ritmo este les dije “que alguien ponga algo en el ritmo, ¿no?”. Mucha gente nos ha escrito hablándonos de esta y diciéndonos “tocad esta, eh”. También es la más chunga de tocar. Me metí en un lío yo solo (risas).

 

Por el estudio de Santi y por la sala Atzavara de Sant Feliu pasan numerosas bandas. ¿Os influye el contacto con estas bandas?

(Màxim) Sí, aprendemos de mucha gente, aunque no tengan nuestro background. Siempre se puede aprender algo nuevo.

 

(Roger) A mi lo que me pasa, es que a veces es un martes que está lloviendo, que te da pereza salir de casa, pero que en el Atzavara toca una banda de que yo sé, Vancouver, que no sabes quién son. Vas, flipas y al día siguiente, te mueres por ir a local a tocar. Lo necesitas. Y el día que nos falte eso, pues que pasará, que no iremos a tocar.

 

Hablando del Atzavara, ¿qué relación hay entre el colectivo, que ya lleva veinte años organizando conciertos y No More Lies ?

(Roger) Pues la verdad es que hemos crecido bastante juntos, casi en paralelo.

 

(Màxim) Y además siempre hacemos bandera del Atzavara. Y también de Sant Feliu. El otro día nos hizo un reportaje Carles Brucet, en el comarcas de TV3 y lo hicimos en el Atzavara. Nuestro anterior trabajo llevaba por título las coordenadas náuticas de nuestro pueblo. Bullitt, Please Wait y nosotros somos las bandas insignia del Atzavara.

 

(Roger) También hay otras bandas que han crecido alrededor de un colectivo y de una sala, que viene a ser como su sede. Por ejemplo en Vidreres, tendríamos a Illinoise, que también forman parte del colectivo Soroll, Los Nueva Vulcano tienen el Heliogábal, Betunizer están muy vinculados con La Residencia de Valencia. Sería como tu centro neurálgico, donde te nutres cuando no puedes ir a Barcelona. Queremos mucho a la Atzavara.

 

02

 

En las portadas de vuestros discos también hay referencias a vuestro pueblo. Tenéis el de las coordenadas náuticas de Sant Feliu.

(Màxim) La portada del segundo es una tromba de agua que hubo en Sant Feliu, en 1966.

 

(Roger) En el último están los motivos marineros. Delante hay un pez y en la contraportada un anzuelo con tres puntas, que somos nosotros tres y que la gente confunde con una ancla. Es inevitable que salga Sant Feliu, porqué es donde vivimos. Para el disco nuevo también queríamos cambiar un poco y hacer algo con dibujo, con acuarelas. Los diseñadores nos dijeron que era una de las portadas que más les había costado.

 

¿Por qué decidisteis mezclar dos canciones en Suecia?

(Roger) Uy, dos no (risas)... Es que la liamos mucho con los suecos. Mira, nosotros hicimos el disco, el hermano de Santi, Víctor Garcia, lo grabó en Sant Pere Molanta, menos las voces que las grabamos aquí. Cogimos todo el tema y el Sr. BCore (Jordi Llansamà) se estiro y nos dijo, iros a Estocolmo a mezclar el disco con Pelle Gunnefeldt, el productor de The Hives, Refused, Randy, etc. Estuvimos una semana en Estocolmo, donde mezclamos el disco entero, de puta madre, pum pum pum. Y cuando volvimos aquí, nos escuchamos el disco en frío y no. Santi y Víctor, no lo vieron claro. Pensaban que podía quedar mejor.

 

(Màxim) La verdad es que Santi y Víctor hicieron una premezcla y aunque no entendieras se notaba que era mejor.

 

(Roger) Completamente de acuerdo. Sabemos que aquí hay un nivel y que no hace falta ir fuera. Nos lo pensábamos, pero...

 

(Màxim) De todas maneras, siempre le hemos dado a Santi plenos poderes en estos temas.

 

(Roger) Exacto. Lo pasamos bastante mal, sobre todo Santi y Víctor, porqué teníamos las mezclas de Pelle y podríamos haber puesto en el disco “mezclado por Pelle de The Hives, pero, no. Lo escuchabas y no. Hicimos unas pruebas, comparamos y eran mejores las mezclas de Santi y Víctor.

 

(Màxim) En cambio “Spiral desidia” y “Convinced” sí que nos gustaban mucho como habían quedado y las dejamos. Antes de hacer la remezcla, contactamos con Pelle y le enviamos una lista de cosas que nos gustaría cambiar. Pero lo que nos devolvió todavía nos gustaba menos.

 

(Roger) Y cuando le dijimos, “mira vamos a cambiar esto, esto y esto", nos dijo que se había vendido el estudio, el cabrón. O sea que ya no podía tocar nada, porqué no tenía nada, que se estaba construyendo un estudio nuevo. Entonces dijimos, “no tienes nada, pues a tomar por el culo" (risas). Imagínate la cara de Jordi cuando lo llamamos y le dijimos, “no nos gusta la producción y que no lo utilizaremos... Bueno sólo dos”. Y dijo, “¡¿Cómo?! ¡¿Qué quieres decir que no lo vais a utilitzar?!”. Luego escuchó lo que habían hecho Santi y Víctor y... (hace como si se cerrará la boca con una cremallera) y también lo vio como nosotros. Eso sí, nos dijo “pero las de Pelle guardarlas, ¡eh! Que nunca se sabe!” (risas).

 

(Màxim) Creo que el hecho que Pelle no conociera la banda influyó. Y mira que tenía un concepto guapo de la producción. Nos dijo que de los discos de punk clásico casi no hay ninguno que suene bien, pero que en cambio los identificas en seguida. Pero, es que sonaba mejor lo que habían hecho Santi y Víctor.

 

El 7 de febrero estaréis en Barcelona presentando en directo en disco y el 15 de febrero lo haréis en Sant Feliu. ¿Tenéis pensado hacer alguna cosa especial para el Atzavara?

(Màxim) Nos hace mucha ilusión presentar el disco con los Manfeld de Mallorca, que lo hacen muy bien. Nos gustaría que fuese un concierto de aquellos que se quedan grabados en el recuerdo.

 

(Roger) Habíamos pensado, aunque no creo que lo hagamos, en hacer una pulpada. El batería de The Homens que es amigo nuestro, tiene una furgoneta con fogones y lo queríamos hacer venir y hacer una pulpada en el patio de la Atzavara. Él es gallego y el pulpo lo hace de muerte. Pero vamos muy liados y no creo que lo hagamos. Era una idea para hacer algo diferente, ya que presentamos el disco en casa.

 

¿Cuántos años más tendremos que esperar para el próximo trabajo de No More Lies?

(Roger) Para el próximo disco no sé, pero lo que sí que tenemos muy claro es que queremos sacar un single muy temprano. No sabemos si compartido con otra banda porqué hemos tenido algunas propuestas.

 

(Màxim) Sí, nos hace mucha ilusión sacar un siete pulgadas, con canciones nuevas.

 

Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.

Más en esta categoría: « Slim Cessna's Auto Club Fanfarlo »