Menu
Goat  

Goat

Live ballroom ritual

Rocket Recordings 

6,5

Psicodelia

Vidal Romero

 

El primer disco de Goat, el estupendo “World music” (12), fue una de las grandes sorpresas de la pasada temporada; la obra de una banda aficionada al vudú y a la magia negra, que utiliza máscaras, venera a dioses ancestrales, practica el ocultismo y conjura una música hipnótica y lisérgica, en la que se mezclan ritmos africanos, guitarras ácidas, mucha psicodelia y líneas vocales que funcionan como mantras. La leyenda de este misterioso colectivo sueco –nadie sabe cuántos o quiénes son– se ha ido agrandando gracias a unos conciertos sudorosos y enloquecidos, en los que el contenido del disco se despliega en todo su fiero esplendor, y en los que además se añade un poderoso componente visual.

 

En parte para capturar esa magia escénica, y en parte para sacarle más réditos a la que es la banda más vendedora de toda su historia, los jefes del sello Rocket Recordings han decidido publicar uno de esos conciertos, el celebrado el pasado mes de junio en el Electric Ballroom de Londres. Una decisión que, como poco, se puede calificar de discutible, porque el disco no arroja nada de material nuevo a los seguidores de la banda –el repertorio consiste en las nueve canciones de “World music” y otras tres canciones extraídas de los singles “Goatman” (12) y “Dreambuilding” (13)–, y porque prescinde de la imaginería visual, algo fundamental en los conciertos de Goat, y que tal vez se hubiera solucionado con el añadido de un DVD. Pero desde luego, lo que sí consigue es capturar esa fiereza de la que hablamos más arriba: es algo que se nota en el sonido de las guitarras, mucho más crujientes y afiladas, en la contundencia de los ritmos y en esas excursiones psicodélicas que puntúan temas como “Disco fever”, “Let it bleed” o, sobre todo, la alucinada relectura de “Det som aldrig förändras/Kristallen den fina”. Otra cosa es que esas pequeñas diferencias basten para justificar que una banda con poco más de dos años de vida y un solo disco en el mercado ande ya publicando grabaciones en directo. Sea como sea, “Live ballroom ritual” es un bonito artefacto, que a buen seguro hará felices a los que disfrutaron con “World music”, pero que quedará en la discografía de Goat como un título menor.

 

Vidal Romero

Como todos los antiguos, Vidal Romero empezó en esto haciendo fanzines (de papel) a mediados de los noventa. Desde entonces, su firma se ha podido ver en infinidad de revistas (Go Mag, Rockdelux, Ruta 66, Playground, aB, Era y Clone entre muchas otras) y algún que otro periódico (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz). Es también uno de los autores del libro “Más allá del rock” (INAEM, 08) y ha trabajado como programador y productor para ciclos de conciertos y festivales como Arsónica, Territorios o Electrochock (US). Incluso le ha quedado tiempo para ayudar a levantar España ladrillo a ladrillo con lo que es su auténtica profesión: la arquitectura. Es uno de los mejores analistas de música electrónica de este país.

 

vidal@blisstopic.com