Menu

Xavier Calvet

Entre amigos

 

Texto Lidia Noguerol  

 

Xavier Calvet ha de decidido volar en solitario con su nuevo disco, el ecléctico y muy recomendable “Firebird”. Pero ya se sabe que los pájaros acostumbran a ir en bandada y durante su vuelo acompañan a Xavi aves de distinto y vistoso plumaje que tienen en común una parada: Los estudios Ultramarinos (Sant Feliu de Guíxols) de Santi García, que además de ser el productor del disco, también toca el bajo. Su hermano Víctor García (The Unfinished Sympathy) también aparece en el pájaro de fuego, tocando la batería.

 

Hablamos con Xavi después de su concierto en el “Sol Negre” de Sant Feliu, donde le acompañaron algunos de los músicos que tocan en “Firebird” como Vidal Soler (Copa Lotus), Enric Pla (Bullitt) Borja Pérez (Please Wait) y Marc Clos (The New Raemon). Los tres primeros se añadieron a la charla repleta de risas después del concierto, que se hizo al estilo “ganxo”. En palabras de Calvet: “Le dices al Bartu que vendrás a la tienda tú solo a tocar unos temas con la acústica y luego te presentas con cinco pavos”

 

Antes de debutar con tu propio nombre ya tenías un proyecto acústico, Lazy Juo. ¿Qué ha hecho que finalmente te hayas decidido a utilizar tu nombre?

(Xavi) Pues ha sido para convencerme a mí mismo de que esta vez iba a hacer algo en serio. Lazy Juo siempre lo había tenido como mi proyecto acústico y tal, pero nunca había buscado muchos bolos ni me lo había tomado demasiado en serio. Me llamaba un colega para tocar en algún sitio e iba, pero como estaba muy ocupado con Bullitt, nunca le pude prestar la atención que quizás merecía el proyecto. Pero llegó un momento en que tenía ganas de hacer algo en solitario y llegar a sacar un disco, formar una banda y girar. Y pensé que a estas alturas ya no tenía que ir por el mundo con un pseudónimo. Además si usaba mi nombre verdadero seguro que a la gente que me conocía por Bullitt les sería más fácil identificarme. O sea, que empecé haciendo unas canciones, después me puse a buscar una banda y, finalmente, nos pusimos a hacer un disco que creo que ha quedado muy chulo.

 

¿De dónde viene la necesidad de tocar en acústico canciones más reposadas?

(Xavi) Me viene de lejos, porqué es la manera como aprendí a tocar. Llegué un poco por accidente al punk rock porqué me hice colega de gente a la que le molaba este rollo. Yo era muy poppy. En mis años de insti lo más cañero que escuchaba era grunge. Y escuché muchísimo porqué me pilló muy fuerte. Soundgarden, Pearl Jam, Stone Temple Pilots, Alice in Chains, todo esto me flipaba. Más tarde llegaron Pixies y Sonic Youth. Llegué al punk rock a los dieciocho, cuando conocí a Enric en la uni. Él fue el primero al que conocí de Sant Feliu. Pasé un fin de semana en el pueblo y ya fui introducido en el maravilloso mundo del punk rock melódico californiano: NOFX, Lagwagon, Bad Religion…Habiendo escuchado grunge no me sonaba raro, pero la velocidad y la pulsión rítmica era diferente. Enric siempre me hacía bromas y me decía que yo si pudiese haría un grupo rollo Oasis. Y yo no se lo he negado nunca. Al contrario, toco punk rock por su culpa.

¿Qué hay de Lazy Juo en “Firebird”?

(Xavi) Hay tres canciones que están en el disco que ya las había tocado en la última época como Lazy Juo, pero que no las había grabado nunca y fue súper fácil integrarlas al disco. Además las he puesto juntas porqué para mi son parte de aquella época. Son: “Little Girl”, “In my dreams” y “Fall Out Boy”.

 

 

 

Aunque uses tu propio nombre, continuas cantando en inglés. ¿Es por qué todos los grupos con los que te has educado cantaban en esta lengua?

(Xavi) Sí totalmente. Es la manera y el idioma con el que he aprendido a hacer canciones. Me encantaría componer en catalán y lo he intentado pero veo que voy justito. Y para hacer algo justito, pues prefiero hacer algo mejor en inglés.

 

¿Es verdad que en Saint-Tropez, la banda que tenías con Víctor y Borja cantabas en catalán?

(Xavi) Sí, con este grupo nos planteamos desde un principio hacer un grupo de power pop en catalán.

(Borja) Y que no sonará a basura. Es importante dominar el idioma porque el catalán por su pronunciación siempre te lleva al mismo lugar. La música que me gusta es en inglés y lo que he escuchado en catalán no me gusta. Es un tema cultural y cuesta mucho cambiarlo.

(Enric) Es verdad, a mi que soy muy obtuso me cuesta mucho hacer canciones en mi propia lengua. No es tan fácil componer la música y luego poner la voz en inglés o en catalán. No es un cambio que sea haga así (chasquea los dedos), automáticamente. Es como la batería, no es lo mismo tocar con baquetas que con escobillas.

(Xavi) A ver hicimos canciones y estoy muy contentas con ellas y me hubiera gustado que el proyecto continuase. Nos presentamos al Sona 9, pero Víctor se fue a vivir a Barcelona y en aquellos momentos fue imposible continuar.

 

 

Te preguntaba sobre el idioma porque Copa Lotus, por ejemplo, como otros grupos, empezó en inglés y ha acabado cantando en catalán, como han hecho otras bandas.

(Vidal) Nosotros sólo sacamos una maqueta en inglés y ya desde el principio cantábamos canciones en catalán en directo. Para nosotros fue muy normal. Y Xavi cuando decidió hacer el disco, al principio no tenía muy claro si hacerlo todo en catalán, en inglés, o mitad y mitad. Yo le animé a hacerlo todo en catalán pero no conseguí convencerle.

(Xavi) Hice dos canciones en catalán y una la llegué a grabar. Pero cuando la escuché, ostras… No me gustó, perdió toda su esencia. Me sonaba tan diferente a como la había hecho que la descarté.

(Vidal) Bueno, porque si cuando las compusiste ya las pensaste en inglés, luego cuesta volver atrás y replantearlo.

(Xavi) En las canciones del disco yo buscaba mucho la sonoridad y en este sentido buscaba los dejes del inglés en el catalán y no encontraba las palabras. Todos los “way” y “flei”, “ings” y “guachis” en el catalán no están. Para hacer una canción en mi idioma, para mi es básico empezarla ya en catalán, porqué después hacer el cambio es un currazo y una absurdidad. Además es muy difícil de que te salga guai. Me siento más cómodo en inglés. En un futuro me gustaría hacer algo en catalán, pero tengo muy claro que hasta que no este muy convencido y lo vea muy claro y seguro de que puedo tirar por ahí, no lo haré.

 

¿Tu evolución en solitario ha ido en paralelo a la que has tenido en Bullitt? En “Firebird”, al igual que en Bullitt, sobre todo en el “So many ways” hay mucho pop y también influencias de otros estilos.

(Xavi) No, en absoluto. Durante los años de Bullitt he tocado muy poco en acústico. Hubo una temporada que conseguí hacer media banda con Enric y Agus (presidente del TZVR y cantautor en Navratilova)… y en tres años, ¿qué hicimos? ¿Diez o doce conciertos?

(Enric) Menos. Pero con Bullitt yo diría que primero has aprendido a grabar discos y luego has aplicado lo que ya sabes a “Firebird”.

(Xavi) ¡Sí, claro! Lo que pasa es que llega un momento en el que si quieres salir adelante como músico con un solo grupo no llegas. Y menos con un grupo como Bullitt, que no es ni comercial ni nos llaman de grandes festivales. Llegó un punto en que lo que quería era tocar tanto como pudiera y salir adelante haciendo música.

 

¿Cómo Jose de Betunizer?

(Xavi) Sí, el caso de Jose es bastante paradigmático. Paró toda su vida y dijo ahora solo toco y si tengo que tener tres proyectos los tengo. Y además va con los tres a muerte. Son muchas fechas y muchas giras.

 

¿Desde el principio tenías pensado hacer un disco de americana?

(Xavi) La gracia de este disco es que no había nada pensado. Yo tenía unas canciones que había hecho en el sofá y nos fuimos a Cal Pau. Tenía el esqueleto, pero faltaba vestirlo. El día antes, Vidal me llamó y me preguntó si podría escuchar algo antes de grabar. Y le dije que no. En eso me parezco a Santi, en el sentido que los dos vivimos la música de manera muy instintiva porqué nunca hemos aprendido solfeo. Y creo que Santi ya tenía un poco pensado en poner en situación allí a los músicos para ver que salía. Que llegasen y que fuesen descubriendo las canciones. Un poco como siempre hemos hecho las cosas aquí en Sant Feliu, sobre la marcha.

(Vidal) Sí, íbamos haciendo las canciones y cada músico ponía lo que le parecía mejor.

(Enric) El último disco de Bullitt también lo hicimos así. Y yo decía que no podía ser, que no podíamos ir a grabar con lo que teníamos.

(Xavi) Sí, es verdad. Llevamos los temas a medias.

 

¿En “Sparks” hay una canción que es una demo, no?

(Enric) No, es una canción acabada que no pusimos en el disco y decidimos hacer la parida esta.

 

¿Cómo escogiste a los músicos? Enric, Víctor y Marc son de Sant Feliu. ¿Cómo llegaron a “Firebird” Vidal y Guille? ¿Fue por qué ya habían pasado por los Ultramarinos de Santi?

(Xavi) Pues la primera vez que trajimos a Copa Lotus a Sant Feliu me hice muy fan de ellos. Grabaron su disco en los Ultramarinos, con Ken Stringfellow, pero antes ya habían venido muchas veces aquí. Además con Bullitt coincidimos con Random Feelings. Recuerdo perfectamente el día que fui al estudio y le dije a Santi que en este disco quería que tocase las guitarras Vidal y los teclados Guille. Santi me dijo que eran los mejores que había grabado en el estudio, cada uno con su instrumento. Así de claro.

(Enric) Así estos dos equilibran a Pla, que es lo peor.

(Xavier) ¡Y a mi! (Risas) Por esos los escogí, porqué ellos dominan el instrumento de una manera que yo nunca conseguiré ni en diez mil vidas y porque para mí era muy importante hacer el disco con gente que compartiera mis gustos musicales. Y sabía que a Vidal y a Guille les gustarían los temas del disco. La gente conoce a Guille por Surfing Sirles y Colomo, y porqué es muy punki, pero es un tío muy sensible con la música. Le flipa el emo y muchos otros estilos que están en el disco; pensé que lo podía sentir suyo y que se lo pasaría bien. Creía que entre todos podíamos tener una complicidad chula y eso termina reflejándose en el disco.

 

 

En el disco hay dos batería. ¿Y eso? ¿Tocarán juntas en directo?

(Xavi) Pues fue una petición mía. Me hacía mucha ilusión que Enric y Víctor estuvieran en el disco. Llevo media vida tocando con Enric y el otro proyecto musical medio en serio que he tenido ha sido con Víctor.

(Enric) Además en el disco hay dos tipos de canciones, unas más reposadas y poperas que requieren un tipo de sensibilidad que a día de hoy yo no tengo. Víctor podía hacerlos y que quedaran bien. Y luego el curro es para el que tiene que grabar detrás de él. Hasta hace una semana no estaba previsto que tocáramos juntos Víctor y yo. Ahora se está hablando. A ver, no es tan difícil.

(Borja) Ya pero lo que mola es que las baterías hagan cosas diferentes, sino no es necesario que haya dos.

(Xavi) Marc hizo percusión pero no grabó nada de baterías. Tocó panderetas, shakers… toda la percusión menor la ha grabado él. Puso glockenspiegels, vibráfonos, etc. Lo de las dos baterías pues ya iremos viendo como lo hacemos si lo hacemos.

(Enric) Marc Clos es un tío a quién se le da carta blanca.

(Xavi) Lo llamamos el último día: “Ei Marc, que estamos acabando ya el disco”. “Pues ya vengo que quiero meter algo”. Y me pasé todo el día en el estudio con él. Fue en esta sesión cuando él y Vidal se conocieron. Y estos días pues ha sido igual. Marc ha dicho: “¿Qué tocáis en El Sol Negre? Pues me aprendo cuatro temas con la guitarra y vengo”. Y a mí esto me encanta. Para hacer el disco sabía que lo tenía que hacer con mis colegas y que no fuera un proyecto cerrado. O sea, que un día pueda ir solo con Vidal, otro que también venga Enric. Cuando pueda, que se añada Marc, y si Santi no puede tocar el bajo que venga Borja.

(Vidal) El disco es muy variado porqué el núcleo es Xavi. Las decisiones las toma él y en realidad el resto de músicos somos prescindibles. Él puede girar solo o con diferentes formaciones.

(Xavi) Pensé que no podía llamar a músicos que no conocía. Me esperé que todos tuviesen bien las agendas para presentar el disco con banda y así lo seguiré haciendo, porqué para mi tiene todo el sentido del mundo tocar este disco con la gente que me ha ayudado a parirlo.

(Enric) Bueno, al mismo tiempo, excepto quizás Guille y Vidal, todos tenemos una pieza de recambio. Así tu puedes tocar y mantener tu agenda o tocar en solitario.

(Xavi) Sí, lo que pasa es que solo me aburro, acostumbrado a tenerlos a ellos.

 

En “Firebird” hay tantos detalles como músicos.

(Xavi) Sí, hicimos el disco muy poco a poco, le pusimos muchas horas. Y como el proceso se alargó pudimos escuchar los temas y ver como se construían, pensar qué podíamos añadir y qué no. Aquí Santi hizo de director de orquesta.

(Enric) Esa es la ventaja de meter al productor del disco como miembro de la banda. Y automáticamente el tío piensa a lo grande.

(Xavi) Sí, Santi me decía “tranquilo, no te metas prisas ni fecha límite”. Para las voces recuerdo que me llamó Santi a las siete de la tarde y me decía que fuera, que tenía un par de horas libres. Y a lo mejor pasaban tres semanas hasta que no volvíamos a grabar otra vez. Lo hicimos así porqué era la manera como podíamos hacerlo.

 

Las canciones del disco las has compuesto durante diferentes épocas. ¿Tuviste que cambiar las más antiguas para adaptarlas a las más nuevas?

(Xavi) No, al contrario. Las más antiguas las he grabado como las tocábamos con Enric y Agus con Lazy Juo. Lo que sí que hizo Santi es añadir el estribillo de “Summer Promotion” al que todos llamamos el estribillo Weezer, porqué nos recuerda a este grupo. Lo añadió en el estudio.

(Enric) Sí, pero cuando vayas solo puedes hacer una pasada menos.

(Xavi) Sí, ya. En los directos puedo adaptar las canciones a las necesidades del momento, no son cerrados. Así la gente que quiera venir a vernos más de una vez tendrá un aliciente extra. Tendrá la oportunidad de ver diferentes formatos y conciertos. Algunos acústicos otros más eléctricos. Se trata de adaptar también la música al espacio.

(Vidal) Yo creo que la gracia esta ahí. En que es una revisión del concepto de cantautor. A mi Bob Dylan me da igual que guitarrista lleve.

 

Aunque “Firebird” es un disco de americana, es también un disco muy “ganxo”. Muchos de los que tocáis sois de Sant Feliu y el resto habéis pasado por el estudio de Santi. ¿Qué tiene el disco que refleje todo este universo musical, a parte de hacer las cosas sobre la marcha? ¿Por ejemplo, sería “Honolulu” por qué hace referencia al mar?

(Xavi) No, es porqué yo tengo esta faceta “happy” que surge en todo lo que hago. Yo es que no me imagino haciendo música con alguien que no conozca. Además porqué tengo que ir a buscar en otro sitio lo que ya tengo en casa. Santi ha grabado cinco veces a Bullitt y dos a Copa Lotus. No tengo que explicarle nada a Santi, se sabe todos mis trucos. Es lo más fácil porque todos sabemos que compartimos una manera de hacer las cosas.

 

 

Hablas de tu lado “happy”, pero el disco abre con una canción más grave, por decirlo de alguna manera.

(Xavi) Es verdad. Todos decíamos que “The grey lane” era la nana del disco, y decidimos ponerla primero por si alguien se esperaba un hit popero de buenas a primeras. Me gusta el contraste con “Honolulu”, que es de las más alegres. Le puse este título porqué la llamábamos la hawaiana mientras la grabábamos, por la cadencia que tenía y por los slides que le puso Vidal. Y luego coincidió que Enric y Cris se fueron de vacaciones a Hawai y de ahí el nombre.

(Vidal) Me gusta mucho George Harrison en solitario y él hacía mucho eso de grabar muchos slides a la vez. Cuando puedo yo también lo hago. Se lo comenté a Santi y me dijo que OK. También he tocado mandolinas, una guitarra de doce cuerdas y un banjo.

(Xavi) Vidal vino a grabar en plan campus del rock, y el primer día, mientras yo tocaba las canciones, él ya se iba haciendo sus chuletas.

(Vidal) También influyó que grabaran el disco al lado de casa, en Sant Pere Molanta, y yo soy de Vilanova i la Geltrú. Y Cal Pau está al lado.

(Xavi) En la última canción toca Fermí (batería de Biscuit) de Cal Pau, que dijo que también quería tocar. Se puso a hacer de Keith Moon, y así ha quedado el final del disco, de escape total. Y así vamos. Para el concierto de hoy Borja se ha aprendido los temas para tocar el bajo. Y Marc Clos me llamó el miércoles para decirme que ya se había aprendido con la acústica unas cuantas canciones para el concierto del sábado. ¡Y todavía no habíamos ensayado ningún día!

(Borja) Yo creo que he tocado en todos los discos de Sant Feliu. Santi va de culo y espero poder tocar en otros conciertos. Hoy ha molado que hubiera un bajo acompañado la batería de Pla.

(Enric) Parecemos más un equipillo de la NBA con banquillo y todo que una banda.

¿Por qué “Firebird”?

(Xavi) Por qué buscaba un nombre que me recordase a la naturaleza. Cuando hacía el disco, y ahora cuando lo escucho, pienso mucho en paisajes y pensé que estaría bien ponerle nombre de pájaro poco convencional. Y encontré el de Firebird en unos libros infantiles eslavos donde se contaba que este pájaro aparecía de noche, brillaba y escupía perlas por la boca.

 

Pero las canciones no cuentan la historia de este pájaro ni hablan de paisajes.

(Xavi) No, una cosa es lo que me evocan las canciones y otro el significado literal. Mis letras hablan de relaciones humanas, de las cosas que se me pasan por la cabeza y sobre mi vida cotidiana. Intento hacer música a partir de cómo me siento y de cómo la escucho. Igual me levanto con el pie izquierdo, me pongo un hit de Fountains of Wayne y me alegro el día.

 

¿Cómo quien querías sonar en este disco?

(Xavi) Buah, quería sonar como Ryan Adams, Wilco, Josh Rouse… En cada tema hay referencias. A Vidal le molan mucho Wilco y es evidente que en el disco hay momentazos a lo Neils Cline.

(Enric) En cambio yo hice al revés. Xavi me pasó un montón de listas de reproducción de grupos y gente que no había escuchado en la vida, como Ryan Adams y Wilco. Y había canciones que me gustaban y otras que me parecían demasiado largas. Y me chupé esto a saco para ir a grabar. Y creo que se nota en el disco, porqué toco de una manera muy diferente.

(Xavi) ¡Es que eso es lo bonito! Yo para tocar con Jamie 4 President he aprendido a tocar la guitarra en Re.

 

Es verdad que tú y Borja estáis también en Jamie 4 President. ¿Cómo acabasteis en la banda?

(Xavi) Pues volvemos a lo mismo de siempre. Vinieron a grabar con Santi y nos hicimos colegas. Volvieron a Madrid y no encontraron a los dos miembros que les faltaban para la banda. Pensaron en nosotros y aquí empezó otra aventura.

(Borja) Venimos de hacer una gira de puta madre con ellos por la península. Y en enero volvemos a tocar. Ah, y un sello japonés nos va a sacar el disco allí.

(Xavi) Y en Semana Santa volvemos a salir de gira. Y en medio de todo esto estamos mandando cartas certificadas a un japonés cada dos días para que nos mande los billetes para ir a tocar a Japón. Al final es eso, tocar tanto como puedas, con gente con la que te lleves bien y te diviertas.

 

Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.

Más en esta categoría: « Otherkin Tiger Menja Zebra »