Menu

Nadine Khouri

De ensoñaciones y belleza

 

Javier Burgueño 

 

Podríamos considerar a The salted air”(One Flash Records, 2017)  como el álbum de debut de Nadine Khouri. Tras varios intentos Nadine ha conseguido publicar, con la ayuda en la producción de nada menos que John Parish, el disco que quería grabar y como lo quería grabar. El resultado es excelente, un disco que rehúye las etiquetas (aunque las palabras “atmosférico” y “ensoñador” sobrevuela muchos de sus momentos) y que podrá escucharse en directo en Zaragoza (12/02), Castellón (13/02) y Ferrol (15/02).

 

Si repasamos tu discografía “Cuts from the inside”, tu primera referencia, fue lanzado el año 2005, el EP “A song to the city” el 2010 y este año ha aparecido tu nuevo disco, “The salted air”. Parece que te tomas tu tiempo entre un disco y el siguiente. ¿Eres muy perfeccionista a la hora de grabar o de escribir los temas?

Bueno, es una combinación entre querer publicar lo mejor posible y las circunstancias de la vida lo que han hecho que acabara siendo de esta forma. Grabé “Cuts from the inside” hace mucho tiempo, acababa de empezar mi carrera musical y no fue un debut propiamente dicho sino una grabación amateur, aunque hay trazas del disco online. Iba a publicar otro EP tras “A song to the city” pero disolví mi grupo por aquel tiempo y tuve que volver a empezar de nuevo desde el principio. y “The salted air” lo acabé hace un tiempo pero tuve que esperar un poco a que se dieran las condiciones adecuadas para publicarlo.

 

¿Qué queda en “The salted air” de tus inicios en el mundo de la música?

Pienso que puedes apreciar muchas de mis influencias escuchando el disco. Es el único trabajo que he podido realizar de la forma que yo quería.

 

¿En qué te inspiras a la hora de escribir?

En todo tipo de cosas. A veces es solamente un sentimiento, alguna persona que he conocido, un libro que he leído, imágenes en mi cabeza, algo que alguien ha dicho.. cualquier cosa que deje una impresión en mí puede acabar siendo una fuente de inspiración.

 

 

¿Cómo empezaste a interesarte por la música?

Tenía una atracción natural por la música desde que era muy pequeña, pero nunca aprendí formalmente. Tras pasar años y años suplicando a mis padres al final acabaron regalándome una guitarra por mi onceavo cumpleaños. Con ella escuchaba los discos e intentaba descubrir los acordes. Empecé a escribir (terribles) canciones a los quince años y desde entonces no he parado.

 

Naciste en el Líbano y ahora vives en Londres. ¿Cómo te sientes en estos tiempos desagradables en los que estamos viviendo, dónde los “extranjeros” son juzgados de una forma extremadamente severa (y muchas veces injusta) solamente por su origen?  ¿Influencia esto a tu música?

La situación no es nueva para mi, la he experimentado a nivel personal desde hace muchos años.  Pero es muy angustiante lo que sucede actualmente con los mensajes que lanzan los políticos y los medios de comunicación, utilizándolos para dividir y controlar a la población. Solía escribir más temas políticos hace unos años, cuando vivía en los Estados Unidos, pero no ha influenciado a “The salted air” ya que a la hora de escribir las canciones de este álbum he mirado hacia mi interior, en vez de hacia el mundo que me rodea.

 

El año pasado pudimos escuchar algunas de las canciones de tu nuevo disco en tu concierto en Barcelona. ¿Prefieres empezar tocando tus nuevos temas en directo para que vayan creciendo y tomando forma o grabarlos en el estudio primero?

Depende, está bien grabar una canción al principio del proceso porque así puedes capturar su esencia en la cinta, pero también me gusta tocar las nuevas canciones en directo porque así te haces una idea de si la canción funciona tal y como la has ideado o necesita ajustes.

 

 

En algunos de tus temas tu voz adquiere una gran importancia, envolviendo las canciones por completo. ¿Piensas en ella cómo si se tratara de otro instrumento musical?

Eso espero. Aunque no me considero una cantante entrenada, últimamente estoy muy interesada en las posibilidades de mi voz como instrumento. Al principio la veía más como un medio para poder explicar historias, pero creo que la voz es un instrumento maravilloso al que he de sacar partido.

 

Te han comparado con Hope Sandoval y Mazzy Star. ¿Qué piensas sobre ello?

Me encanta la voz de Hope Sandoval, así que lo considero un cumplido. Crecí con Mazzy Star, a los que adoraba, así que estoy segura que Hope Sandoval ha acabado influenciándome de una manera u otra.. todavía recuerdo la primera vez que escuché su voz saliendo de unos altavoces en una fiesta.

 

¿Con qué tipo de música has crecido? ¿Cuál te ha inspirado?

Crecí escuchando la colección de discos de mi padre, casi todo rock de los 60, The Beatles, Elvis, Jimi Hendrix, The Kinks, etc. Después escuchaba a gente como Lhasa de Sela, Nina Simone, Sparklehorse, Leonard Cohen. Me encanta la música con alma, ya sea folk, rock, un solo de piano a afrobeat. No importa el género, lo que importa es el espíritu.

 

Has trabajado con John Parish en tu nuevo disco, ¿cómo acabasteis colaborando?

Conocí a John en un concierto en Londres el año 2011 o así. Escuchó mi EP y me invitó a cantar en un tema que estaba grabando en ese momento (“Baby’s coming”). Algunos años después estaba escribiendo algunas demos y le dije que me apetecía mucho volver a trabajar con él de nuevo.

 

¿En qué ha contribuido John? ¿Qué has aprendido de él?

John trajo un sonido realmente increíble a la mesa de mezclas. Con él he aprendido que es mucho más importante entregar algo genuino antes que “perfecto”. Creo que me dio la confianza suficiente para saber que podía cantar en una toma y ser suficiente si sonaba sincero.

 

Comentarios
Javier Burgueño

Javier Burgueño pasó su juventud en el Vallés Oriental (Barcelona) donde se inició en esto de la crítica presentando y coordinando un programa musical de la televisión de su pueblo durante la bendita locura analógica de las televisiones locales de principios de los 90 (asegura que ya no quedan copias de los programas, se encargó personalmente de ello una noche de verano). El experimento fue divertido y dejó un poso latente que volvió a aflorar con el cambio de siglo cuando empezó a colaborar asiduamente con la web del programa de radio madrileño “El otro lado del telescopio” y más tarde con www.pinypondjs.com. Ha sido colaborador de Go Mag desde el 2007 hasta su desaparición de los quioscos el pasado junio de 2013.

 

javier@blisstopic.com

Más en esta categoría: « Anímic