Menu

Francisco Nixon

Francisco Nixon

Mirar atrás para ir hacia delante

 

Lidia Noguerol

 

“Lo malo que nos pasa” (Siesta, 2015) es sin duda una cosa buena. El cuarto trabajo del asturiano Francisco Nixon es una grata y agradable sorpresa y un paso adelante en su trayectoria. Un disco sedoso de arreglos sofisticados y melodías suaves y tatareables que se inspira en la música ligera española de los años setenta. Un viaje en el tiempo para acabar viviendo en nuestro presente perpetuo. Francisco Nixon actuará el tres de julio en la fiesta del veinte aniversario de La Capsa del Prat de Llobregat.

 

¿De dónde te viene el gusto por el soft pop y el sonido Filadelfia que se puede oír en tu último disco?

El soft pop y el sonido Filadelfia me han gustado mucho desde hace años, lo que ocurre es que nunca había tenido la oportunidad de hacer algo así hasta que no pude disponer de tiempo para grabar tranquilamente y poder detenerme en los arreglos. Además, quería hacer un disco en el que utilizara ritmos diferentes a los que venía usando hasta ahora.

 

Francisco Nixon

 

Querías hacer un disco un poco melancólico o el hecho de recrear un tipo de sonido concreto, el que sonaba en las discotecas cercanas al estadio Santiago Bernábeu en los años 70, era inevitable que sonará nostálgico? Al recuperar este sonido no te preocupaba caer en la retromanía, que el crítico Simon Reynolds definió como la adicción de la cultura pop a su propio pasado.

Me gusta la idea de reciclar sonidos que los demás desprecian, creo que hay menos competencia. En ese sentido, pocas cosas más despreciadas que la música ligera española de los setenta. Además es la música de mi infancia, y no me cuesta trabajo encontrar una conexión emocional con eso. Menos trabajo que si quisiera hacer un disco de dubstep, por ejemplo.

Respecto a la nostalgia, creo que depende del punto de vista que se adopte. Yo no creo que la música “avance” en una línea recta desde el pasado hasta el futuro. No creo que las expresiones “música moderna” o “arte de vanguardia” tengan mucho sentido hoy en día, salvo como ideología para hacerse autobombo.

Yo creo que gracias a internet vivimos en un presente perpetuo donde cada uno establece su propia cronología. Por ejemplo, para mí un programa como “Melodías Pizarras” es más moderno que muchos otros programas pretendidamente modernos.

Respecto a la tesis de "Retromanía", creo que el propio autor explica las causas. Desde que existe internet ya no hay una corriente principal que pueda enarbolar la bandera de “lo moderno”, sino muchas corrientes que conviven en mercados-nicho. No es que vivamos presos de la nostalgia, es que es la propia idea de modernidad la que ha entrado en crisis. “Lo moderno” no existe.

 

Por otro lado, no habrá música radicalmente nueva hasta que no aparezca una tecnología radicalmente nueva. La invención de la guitarra eléctrica fue anterior a la invención del rock and roll, así como la invención de los sintentizadores fue anterior a la música sintentizada. No es un problema de que en los sesenta la gente fuera muy lista y ahora sea muy tonta, es un problema de procesos productivos.

 

Francisco Nixon

 

“Madrid, Costa Fleming” fue primero una novela de Ángel Palomino y después una película. ¿Cómo llegaste a la Costa Fleming y que te gustó de su sonido? Es la versión cañí del modern soul? ¿Qué añadieron los compositores de esa época a sus canciones para adaptarlas al gusto nacional? ¿Por qué crees que durante un tiempo la música de este período fue rechazada?

Lo del Sonido Costa Fleming fue una invención de Ximo, un coleccionista de discos que descubrí a través del blog Estudio del Sonido Esnob. Como te comentaba, me gustó la conexión con la música de mi infancia, sobre todo a través de programas musicales tipo "Aplauso" o "300 Millones". No es un sonido determinado, sino una suma de estilos en torno al soul jazz, la bossa nova, el soft pop, etc. Precisamente ese eclecticismo fue una de las cosas que más me atrajo del concepto, ya que funciona como un paraguas bajo el cual cada uno puede añadir sus propias aportaciones.

Lo que aportaron los compositores de esa época es una base jazzística (Agusto Algueró, José Antonio Calderón, Alfonso Santiesteban...) y sinfónica (Waldo de los Río, Antón García Abril...) que hace que muchas de las canciones resistan muy bien el paso del tiempo.

El rechazo se debe a que en muchos casos se trata de trabajos alimenticios de los que los propios autores renegaban y en los que las consideraciones artísticas eran menos importantes que las comerciales. También es una música asociada con el tardofranquismo, con todo lo que eso conlleva.

 

Orquestaciones y arreglos lujosos, metales seductores, bajos funkoides, coros, bossa nova y ritmos latinos de aires lounge dan forma a “Lo malo que nos pasa”. ¿Te costó incluir todos estos elementos al hacer las canciones? ¿Cómo fue el proceso de creación del disco? ¿Cambiaste tu manera de trabajar? Desde tu disco anterior han pasado seis años. ¿Qué crees que aporta a tu discografía?

Me costó un poco, ya que yo no tengo formación musical, pero pude contar con tiempo y colaboradores que aportaron mucho, sobre todo mi productor, Nahúm García, y el saxofonista Amed Torrecilla.

Estuve grabando maquetas que iba subiendo al Bandcamp con ilustraciones de Susana López, durante un par de años, hasta que decidí grabar el disco, momento en el que hice selección y compuse algunas canciones nuevas. Fue en esta última fase cuando decidí apropiarme del concepto “Sonido Costa Fleming” para darle unidad al disco. El disco luego lo grabé durante seis meses, lo que supuso un gran cambio, ya que los anteriores los grabé en cuatro o cinco días.

Personalmente es uno de los discos que más me gusta, aunque no sabría decir qué es lo que aporta a mi discografía ya que nunca me lo he planteado, nunca pienso en mí mismo en esos términos. Eso lo debe decir la crítica.

 

 

En tus letras continuas hablando de gente común, pero también haces referencia a la situación social en “La empresa” y “Robando cobre” al son de la música ligera. ¿Cuál crees que ha sido la herencia que el crapulismo de la Costa Fleming ha dejado al país?

Cuando hablas del “crapulismo de la Costa Fleming” supongo que te refieres a la “cultura del pelotazo”. Creo que es al revés, el “crapulismo” no es la causa, sino la consecuencia de haber apostado por el turismo y la construcción como motores económicos en lugar de, no sé, las manufacturas y la tecnología, o la agricultura y la ganadería, o la exportación y el comercio. Cada sistema productivo “produce” su paisaje humano, y España es el patio de recreo de Europa.

 

Para presentar el disco en directo has hecho cambios en la banda que te acompaña? ¿Ha participado Ricardo Vicente en “Lo malo que nos pasa?

Ricardo no ha participado en el álbum, pero sí me acompaña en directo. El resto de la banda lo forman Ana Naranjo (teclado), Nahúm García (bajo) y Enrique Moreno (batería).

 

Participaste en el libro “Pequeño circo. Historia oral del indie español” de Nando Cruz. ¿Como fue rememorar tus inicios y como valoras la experiencia y el libro?

En un principio me mostré muy reticente, ya que no me apetecía nada volver a reflexionar sobre esa época, pero cuando vi el resultado me impresionó como trabajo periodístico. Al margen de la valoración que tenga cada uno sobre la tesis del libro, cualquier discusión que se desarrolle en el futuro sobre estos temas tendrá que usar el libro de Nando como referencia.

 

Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.

Más en esta categoría: « BCore 25 Aniversario Counting Crows »