Menu

Xarim Aresté

Xarim Aresté

Cine de barrio

 

Arantxa Ureta

Fotos Noemí Elias

 

Decir que "La Rosada" (Bankrobber, 2015) es uno de los mejores discos catalanes del año es quedarse corto. Con este segundo disco, Xarim Aresté nos reta a buscar los límites de su creatividad y da un gran paso adelante, abandonando el espíritu maquetero de ideas grabadas a primera toma de du anterior "Lladregots" (Chesapik 2013), construyendo diez canciones mayúsculas. Xarim Arestés estrenará su "La Rosada" el próximo sábado 27 de junio en el Festival PopArb.

 

"La Rosada" es un viaje de 30 minutos en un tiovivo de ritmos, desde el reggae reinterpretado de "A l'univers li sua", a la dulzura con violoncelo de "Bon Vent", pasando por la psicodelia pop de "Pensant en cercles" y el puro jazz de "Jo t'estimo".  Aresté no abandona la guitarra como compañera inseparable de viaje, pero deja intencionadamente que pase desapercibida para que podamos disfrutar de una instrumentación sublime que, mezclada con la grandeza de unas letras que ahora cuentan más verdades que nunca (sin olvidar las metáforas imposibles, una de sus señas de identidad), dan a "La Rosada" el equilibrio que solo tienen los discos que perduran.Y como complemento, "Cine Ebro", una colección de 17 retales de vida en forma de fotografías musicales del universo Xarim.

 

Quedamos con él en una cafetería del centro de Barcelona para hablar de "La Rosada", "Cine Ebro" y "Catacumba Umbilical", el libro de poesía que ha escrito, editado por 66rpm Edicions. Llega un poco tarde y con cara de cansado. Me pide disculpas. “Yo normalmente no llego tarde, soy bastante puntual. Odio hacer esperar, y que me esperen”.

 

EL XARIM MÁS PERSONAL

 

Entonces qué pasa ¿eres desorganizado?

Puede ser. La organización no es una prioridad para mí, no le presto atención, no le pongo la energía. La pongo en otras cosas y entonces pasa lo que pasa.

 

¿Duermes poco? ¿Eres más de noches?

X: A veces duermo poco y a veces duermo demasiado. Y sí, soy más de noches, pero hasta ahora lo había sido mucho más. A mi me encantaría cambiar y hacer lo que hago de noche a primera hora de la mañana, levantarme a las seis. Lo encuentro más saludable. No creo que sea demasiado bueno para mi salud esto de ahora. Para la salud mental, para todo, es necesario el sol. A veces me paso semanas en las que no me da el sol, porque estoy a mis cosas, a mis movidas. Si viviese más de día sería todo mejor, pero a veces no se puede.

La noche es ese momento en que nadie te molesta, ya se ha acabado y no existes para nadie. Cada uno está en su casa. La gente duerme, hay mucha menos densidad en la ciudad. De noche me siento más libre, seguramente porque no molesto, y siento que ya no hay obstáculos. Ya se ha acabado, ya he comido, ya he hecho todo lo que tenía que hacer. Entonces soy mucho más libre. Solo puedo currar si puedo parar el tiempo. Y solo puedes parar el tiempo si lo tienes todo hecho.

 

¿Por qué escribes?

En realidad está todo dicho. Si me pongo a pensar no hay ningún motivo para hacerlo. Me estoy dejando la vida por esto, pero no tengo ningún motivo para hacerlo, podría dejarlo todo y marcharme a recolectar patatas. Pero no tengo más remedio que hacerlo. No hay ninguna ambición en lo que hago, te puedes vaciar de mil maneras y no hace falta salpicar a todo el mundo. El confort no combina demasiado bien con la creatividad, si estás demasiado cómodo es difícil romper cosas. Hay algo de destrucción en la creación, si no puedes destruir tampoco puedes crear.

 

Xarim Aresté 

 

"CATACUMBA UMBILICAL" Y LA FORMA DE COMPONER

 

Si algo me impresiona de Xarim Aresté es su versatilidad. Le pregunto por la experiencia de escribir un libro de poesía, si piensa que, en realidad, una poesía es una canción con su propio ritmo interno. "Es cierto eso que dices del ritmo interno de los poemas. Para mi la poesía es básicamente ritmo. Y es que para mi no hay normas, ni en la música ni en la poesía, o, si acaso, las normas están en aquel poema en concreto o en aquella canción en concreto. Pero incluso muchas veces es guay fijarte una norma y saltártela en un poema. Pero a veces me gusta hacer las cosas cojas, como si fueras caminando y de repente, ¡Ups!

En la música siempre hago lo mismo, aunque ahora menos, ¿eh? Pero durante mucho tiempo he cultivado la fealdad para buscar ángulos, aristas que no existían. Quería que estuviesen, no me gustaba que todo fuese redondo. Haciendo esto me sorprendía a mí mismo. Porque al final llegas al mismo sitio, pero has visto más mundo. Yo no voy a inventar nada nuevo. Si acaso le robaré a alguien alguna idea. Yo les robo a los que me tocan, a los que me llegan.

 

¿Repasas lo que escribes, corriges o la primera toma es la buena?

Durante mucho tiempo, como componía grabando ya se quedaba registrado y no podía corregirlo, de hecho no lo sabía corregir. Prefería hacer una cosa nueva antes de corregir lo que ya había hecho. Pero últimamente sí que me pongo más meticuloso. Con el libro sí que curré más, a los poemas les dediqué mucho tiempo.

 

¿Qué han significado las ilustraciones de Joan Garau para "Catacumba Umbilical"?

Para mí fue una sorpresa. Yo no creía demasiado en este libro. Lo leía y no me decía nada. No sentía que estuviese diciendo nada. No los encontraba buenos. Pero cuando vi las ilustraciones de Joan flipé mucho, y entonces empecé a entender mejor los textos, pero los comprendí a través de sus ilustraciones. Dudo mucho. Las dudas son lo que nos hace avanzar. He tenido incertezas, pero están en constante evaluación. La duda es una herramienta clave para mi.

 

 Xarim Aresté

 

LA ROSADA Y LLADREGOTS

 

"La Rosada" es un disco tiene absolutamente de todo musicalmente hablando, pero sobretodo tiene muchas verdades en las letras. De donde sale “A l'univers li sua”, ¿de una necesidad de verdades?

Con esa canción voy bastante al grano. La primera cosa que busqué fueron las verdades. Si no tienes una verdad no tienes una canción. El arte va de eso, igual no de encontrar la luz de la verdad pero sí encontrar chispas. Vas guiándote por las chispas que vas viendo en la vida. Y a veces pescas canciones.

Supongo que estoy muy cansado y esta canción va de eso. De hecho, todo el disco sirve para darme ánimos a mi mismo, para darme la razón.

 

He leído que la canción de la que más orgulloso estás es “Jo t'estimo”.

Es cierto, estoy muy contento con ella porque he utilizado colores que no había usado antes, no lo sabía hacer. Para mí fue toda una sorpresa llegar a hacer esta canción, porque cuesta mucho evolucionar. También en la vida. Me he dado cuenta de que estoy haciendo cosas que no había hecho nunca antes.

 

Este disco tiene una gran instrumentación, pero creo que lo has escrito básicamente desde la guitarra. Y me ha llamado han llamado la atención dos detalles, dos guiños muy especiales, el violoncelo de “Bon Vent” y el guiño al "Bolero" de Ravel en “Magenta”. También me ha llamado la atención el cambio en la manera de cantar.

¡Ostras, bien visto! Hago el "Bolero" con la acústica. El violoncelo de “Bon Vent” es muy especial, lo tenía en la cabeza y me hacía componer diferente. Es un instrumento que me flipa, me enamora. Todo el disco está hecho desde la guitarra, excepto “Pensant en cercles”, que está hecho con órgano.

El cambio en la forma de cantar pasa porque muchas veces hacía la música por la noche, y por la noche no puedes gritar. Ahora tengo más conciencia de mi mismo, ahora no me dejo.Se trata de hacer cosas que no sabemos hacer. Cuando sabes hacer algo es artesanía. Cada día cuesta más hacer cosas nuevas. He hecho discos temáticos. He cultivado mucho los géneros y ahora busco trascender los géneros. Eso es lo chulo. Dudo que lo consiga, pero es mi motor.

 

Hay una gran evolución respecto a “Lladregots”.

Bueno, en realidad ahora que estoy haciendo las canciones en directo veo que no hay tanta diferencia entre un disco y otro, me refiero a que las canciones están ahí, igual que en “Lladregots”, lo que pasa es que no lo parece porque están como malnacidas. Las dejé con las costuras, las ves simplemente hilvanadas, con todos sus errores, ahí puedes ver hasta dónde llegaba. Hay que ser muy generoso para escuchar “Lladregots”, soy consciente de ello, no es fácil de escuchar. Es desagradable y no suena bien, no tiene demasiada calidad de sonido. En realidad son maquetas. Y “La Rosada” surgió igual, pero llegó un momento en que dijimos, venga, lo vamos a perfeccionar. Lo puedo llevar más arriba.

 

¿Y cómo lo conseguiste?

El mérito no es mío, es de Ermengol Mayol, el batería. Sin él no lo hubiese hecho, porque él creía más que yo. Yo ya estaba muy frustrado. Llegó un momento en que no quería hacer este disco. Lo tenía a medias y me dije “me parece que estás muerto”. Había estado en Mallorca, haciendo una grabación improvisada larguísima, y estaba todo tan vivo que, cuando llegué a casa y escuché todo lo que tenía grabado pensé que era una puta mierda. Muerto. Plano. Y él me dio la energía para volver a hacerle caso a las canciones, para profundizar. Si no hubiese sido por él no lo hubiese hecho.

 

 

CINE EBRO

 

“Cine Ebro” es una colección de fotografías de tu vida hechas minicanciones. Cuéntame un poco de dónde salen estas historias.

Este disco hace muchos años que lo empecé a hacer. Ya estaba aquí en Barcelona. Hace como diez años que he estado grabando cosas en casa (empecé con un micro de mierda), y debo haber hecho como un centenar de canciones que no están en ningún disco, obviamente. El tema es que tengo un archivo muy potente de canciones instrumentales y de cosas frikis que no cabrían en ningún disco porque son demasiado esperpénticas o demasiado nosequé, y me apetecía hacer una especie de recopilatorio de la música instrumental que he ido haciendo a lo largo de la vida.

Me encantaba que fuese como un cómic, como un collage en el que hay canciones que no tienen nada que ver. Eso me gusta, que haya muchos altibajos. Me gusta mucho ese contraste de ambientes más currados y ambientes que se ven muy crudos. Si ahora hiciese un disco instrumental me lo curraría mucho más.

 

¿Te preocupa mucho el sonido?

Sí, siempre me pasa lo mismo, que estoy preocupado por el sonido y de repente eso es lo de menos, porque se estás vibrando vibras, y si no, no, aunque suene mal. Yo no juzgo eso cuando estoy de público, pero cuando estoy tocando a veces eso me bloquea.

Quiero que la guitarra suene bien, y me dicen que si cogiese otra guitarra sonaría igual de bien. Pero no. El sonido perfecto no lo encuentras nunca, es imposible. Y mis amigos me lo dicen, “toca y calla” (se ríe). Yo tengo varias guitarras y estoy con una lupa, y con la lupa se ven mucho las diferencias. Tu dices, “no hay color” y luego piensas en los africanos, que nos pueden dar muchas lecciones, que pueden tocar con el palo de una escoba, y yo estoy aquí dándole vueltas a esto. Se va mucha energía y tal vez no haría falta.

 

 

EL DIRECTO, LOS AMIGOS

 

¿Te gusta tocar en directo?

Sí, me gusta mucho. Es lo que me hace sentir útil socialmente. Si no fuese por eso tendría dificultades.

 

El día de la presentación de "La Rosada" en la sala Apolo había muchísima gente apoyándote.

Hace muchos años que hago música, pero nunca he tenido demasiado público. El día de la presentación fue algo excepcional, no creo que sea la norma general. Me lo pasé muy bien.

 

¿Cómo de importante es poder defender este disco con una banda tan potente?

La verdad es que tenía muchas ganas de tocar este disco con la banda. He tenido mucha suerte. Son amigos que he ido haciendo a lo largo de los años. La amistad es muy valiosa y, con ellos, además de ser amigos míos, es gente a la que admiro y quiero día a día. Hay muy poca gente capaz de hacer lo que hacen ellos, no conozco su límite. Poder construir cosas con ellos es…no quiero nada más. Son cojonudos.

 

Redacción

El equipo de redacción de Blisstopic. Somos gente mala y peligrosa, pero queremos un mundo mejor, una blisstopía.

 

blisstopic@blisstopic.com