Menu
jack-white  

Jack White

Lazaretto

Third Man Records

8,5

Rock

 

Anabel Vélez

 

Segundo trabajo en solitario de Jack White tras “Blunderbluss” (Third Man Records, 2012) y la ruptura de White Stripes. Ha tardado un año y medio en acabarlo. Más complejo, profundo y creativo que su anterior esfuerzo en solitario, este “Lazaretto” (Third Man Records, 2014) podría parecer un disco con canciones sin relación las unas con las otras, pero no es así. Es un disco que engancha desde la primera escucha y que combina a la perfección las guitarras enérgicas características de White, eso si sin darles todo el protagonismo, con el blues rock, sonidos folk e incluso el old time o el country. “Lazaretto” se aleja de “Blunderbluss”, un disco que no acababa de ser redondo y al que le faltaba la garra y potencia que White demostraba en los discos que compartía con Meg White.

 

Un lazaretto es un retiro para leprosos, normalmente en una isla apartada. Un lugar donde nadie puede ir y si vas es que estás muy jodido. Quizás es el retiro en el que White se encierra para crear sus canciones, un año y medio de retiro y creación musical. Aunque con un culo inquieto como White es difícil de creer. Nadie puede dudar de la genialidad del de Detroit, su acierto es mezclar las grabaciones analógicas y de toda la vida con sonidos absolutamente contemporáneos y en “Lazaretto” lo ha conseguido.

 

A diferencia de en “Blunderbluss”, parece que aquí encontramos a un White con más garra, con más fuego en el cuerpo cuando canta y cuando toca. Se escucha la rabia. Las canciones son más redondas, más White en la época de White Stripes incluso. Buen ejemplo es el título que abre el disco “Three Women”, una canción de Blind Willie McTell que ha remodelado haciéndola totalmente suya. El disco además se lo dedica a tres mujeres, quizás a las que se refiere en la canción, jugando al despiste y negando que sus letras tenga que ver con su propia realidad: Florence Green, la última veterana superviviente de la Primera Guerra mundial que murió a los 110 en 1992, Voltairine de Cleyre, una anarquista de Michigan y Grace Hopper, una científica de la Segunda Guerra Mundial, pionera de la informática. Este corte es un primer puñetazo sonoro que te prepara para la excepcional “Lazaretto”. Un tema totalmente marca de la casa White.

 

Tras esta, “Temporary Ground”, más tranquila en la que se acompaña de la cantante de Nashville Lillie Mae Rische que también canta en “Alone in My Home”, las dos piezas country del álbum. “High Ball Stepper” instrumental y adictiva fue el curioso adelanto del disco. La canción que nos atrapó y nos dejó con ganas de más, como si nos echara un hechizo. White y su mojo funcionando a la perfección. Así, una tras otra, suenan la canciones de este disco hasta que se convierten en una escucha obsesiva. Uno de esos discos que no puedes dejar de escuchar una y otra vez.  Mr. Jack White ha vuelto a hacerlo de nuevo, por suerte para nosotros.

 

Anabel Vélez

La música, el cine y los libros son sus tres grandes pasiones así que dirigió sus pasos como periodista hacia ese camino. Hace más de diez años que escribe, disfruta y vive la cultura. Por eso habrás leído sus artículos en revistas musicales como Ruta 66 y Ritmos del Mundo o cinematográficas como Cineasia. También la habrás escuchado en Ràdio Gramenet haciendo programas de cine y música en el pasado, ahora lo puedes hacer como colaboradora del programa musical El Click de Ràdio Montornès. Colabora habitualmente en páginas web como Sonicwave Magazine o Culturaca y siempre, siempre escucha música.