Menu

w900x70022182626mla8835

Getafe 2 -

FC Barcelona 5

UN CUENTO DE NAVIDAD

 

Albert Fernández

Fotos LFP

 

Con Messi recuperándose en Argentina, Neymar ya descansando en Brasil, fuera de la convocatoria por acumulación de tarjetas, más la alargada sombra rasurada de Víctor Valdés pleneando sobre el área blaugrana, al Barça le visitaron en Getafe varios fantasmas, que vendrían a ofrecer reflejos de su propia historia e identidad. El cuento tuvo un final feliz para los culés en vísperas de la Navidad: esta vez el Barça pudo redimirse de un pobre inicio, y logró convertirse al final del día en un equipo sonriente y generoso, pero ciertas actitudes tacañas y conductas vergonzosas podrían desembocar en adelante en escenas más tristes. La moraleja es evidente.

 

El Fantasma del Barça Pasado

 

Como si se tratara de aquel Barça hundido de Van Gaal, al que Xavi salvó con un inusual gol de cabeza en Valladolid hace 15 años, la escuadra falta de carácter del primer Rijkaard, a la que hubo que añadirle un pitbull (Edgar Davids) para que adquiriera ritmo competitivo, o las postrimerías de aquel mismo equipo, donde la indolencia rebosaba sobre el césped, el Barça apareció en el Coliseum Alfonso Pérez cargando con esa cadena larga y pesada de la soberbia de equipo grande pero, a menudo, flaco. Con el tono muscular de la hora de la siesta, Piqué desperdició una ocasión clara en el tercer minuto de juego, rematando desganado un balón claro en el interior del área.

 

Con Neymar en Brasil y el Barça en Babia, al Getafe le bastaron diez minutos para poner el 1-0 en el marcador. Aprovechando la empanada blaugrana, Escudero se internó en el área corriendo la banda, y remató cruzado tras hacer una pared sensacional con Lafita, que asistió con un tacón de lujo. Con todo, el chut del lateral fue justito. Pinto clavó la rodilla donde Valdés habría salido a encimar como una araña, y Mascherano escogió mal y cubrió el medio, cuando era evidente que Alves no alcanzaría en carrera al goleador.

 

Cuatro minutos más tarde, Lisandro ponía el 2-0 de cabeza, con un remate muy básico, aunque completamente solo ante Pinto a la salida de un córner. El central que debía cubrirle probablemente se tomaba el café. Los córners, el verdadero fantasma de todas las épocas del Barça. El viento siseaba nombres fantasmagóricos en el aire de Getafe: Rrreinaaa, Hummelssssss

 

w900x70022182214glm7157

 

El Fantasma del Barça Presente

 

Con el Tata mudo y cabizbajo, y su equipo practicando un fútbol avaro y sin aliento, se consumaba la realidad del presente azulgrana. Ante una velocidad de circulación nefasta, la cara de pasmo generalizada tras los dos goles encajados, y la sabia basculación del Getafe en la presión, que graduaba esfuerzos y posiciones en función de la zona del campo, al Barcelona solo le quedaba un camino para celebrar la Navidad: tirar de carácter. Así, a trompicones, más movido por el ímpetu que por una idea, el Barça empezó a llegar con asiduidad al área rival, casi un milagro si se atendía a la imprecisión de control en el medio del campo, a los excesos de conducción de Iniesta, y a la acostumbrada abulia de Cesc, tan habitual que ni siquiera merece comentario. Al fin, después de que Undiano se tragara un penalti en área del Getafe por un control de voleibol a ras de tierra, emergió el nombre que mejor retrata ese presente descontrolado del Barça del Tata: Pedro Rodríguez. Con la forma recuperada, el mito canario se las ingenió para volver a su equipo generoso y marcar un hat trick portentoso en los mismos minutos que dicta el dorsal de su espalda. El primero fruto de un espléndido desmarque, tras una recuperación polémica, pues el balón había salido por la banda sin que árbitro ni linier lo detectaran. El segundo, tras pase a la banda de Iniesta, con un recorte y  un remate a la escuadra formidables. El tercero, evidenciando la premisa del carácter, tras una llegada y dejada atrás ultrasónica de Jordi Alba. Aturdido, el defensa falló el rechace, y Pedro aprovechó el resbalón para fusilar.

 

Ya en la segunda, el entusiasmo de Pedro le alcanzó para dar una asistencia fabulosa que Cesc supo rematar como acostumbra, y para provocar un penalti que consumaba lo que ya se sospechaba al final de la primera parte: “al Getafe le van a caer cinco”.

 

Con todo, la marca del presente azulgrana quedó bien definida en la odisea de Getafe: valió más el carácter de Alba y de Pedro que cualquier plan o toque, y la endeblez defensiva del equipo es descaradamente obvia para cualquier rival. El aspaviento dubitativo de Mascherano en la defensa de un córner, consultando desesperado al Tata a quien debía cubrir, con gestos tan explícitos como llegar a señalar con el dedo a un jugador rival y decir “¿a este?”, evidencian que la actual situación del Barça se sostiene precariamente, sobre arreones de ánimo, inspiración y oficio, pero sobre un sustrato donde se observan lagunas de ignorancia y miserias de entendimiento y conducta. El equipo celebra estas Fiestas como primero en la Liga, pero no le convendría llegar con tantos huecos y carencias a los faustos del febrero europeo.

 

El Fantasma del Barça Futuro

 

En el minuto 36, en plena remontada del Barça, Sergi Roberto, la joya de la cantera, se desmarca y llega al área por la derecha, Sergi Roberto, el futuro del equipo, la conduce y levanta la cabeza hacia el portero, Sergi Roberto, el heredero de Xavi, la lanza a la nubes en una llegada dolorosamente clarísima. Con esa acción fallida, el canterano culminó un festival de imprecisiones que comenzó en el primer minuto del partido, cuando ya había perdido un balón sencillo en el medio campo, que desembocó en un chut lejano. La lentitud y la falta de tacto con la pelota del de Reus durante la primera parte fueron una de las notas más preocupantes del encuentro. Si a la escasez de oportunidades que se le brindan esta temporada se le suma, más que algo de ansiedad por gustar, cierta desgana e incapacidad competitiva, el futuro del diseño de juego culé, fundamentado en la técnica y visión de sus centrocampistas, empieza a aparecer turbio y borroso. El Tata tampoco se muestra excesivamente generoso ofreciendo los minutos de la basura a dos talentos como Tello y Bartra, mientras todo el orbe barcelonés mira hacia otro lado sin querer ver que, como cantaba Dylan, los tiempos están cambiando. El destino de los avaros es ver su casa saqueada por los pobres. Confiemos en que el Barça sepa cambiar su actitud a tiempo, y no tenga que ver su tumba en un futuro cercano, se llame Vicente Calderón o Etihad Stadium. 

 

w900x70022182338mla8435                                

 

Getafe CF 2 - FC Barcelona 5

(Escudero 10’, Lisandro 14’, Pedro 34’, Pedro 41’, Pedro 43’, Cesc 68’, Cesc 72’ p.)

Coliseum Alfonso Pérez (Getafe) 22/12/13

Público: 8.000 espectadores

Árbitro: Undiano Mallenco

 

Getafe CF: Moyá, Valera, Alexis, Lisandro, Escudero, Borja, Mosquera, Pedro León, Diego Castro (m. 72 Sarabia), Lafita (m. 80 Gavilán), Ciprian (m. 60, Colunga)

Entrenador: Luis García Plaza.

 

FC Barcelona: Pinto, Alves, Piqué, Mascherano, Alba, Busquets (m.89 Bartra), Sergi Roberto, Iniesta, Alexis, Cesc (m.86 Song), Pedro (m. 80 Tello)

Entrenador: Gerardo “Tata” Martino.

Albert Fernández

En el desorden de los años, Albert Fernández ha escrito renglones torcidos en publicaciones como Mondo Sonoro, Guía del Ocio o Go Mag, tiempo en el que ha tenido oportunidad de ir de tapas con Frank Black o escuchar a Patrick Wolf bostezar por teléfono. Además, ha sido jefe de redacción de las secciones culturales de H Magazine, y ha aportado imaginación tras los micrófonos de Onda Cero, Cadena Ser y Scanner FM, donde facturó la sitcom musical de creación propia “2 Rooms”. Aunque sabe que no hay lugar mejor que aquel de donde viene, a Albert no le hubiera importado nacer en Gotham City o en el planeta Dagobah. Con tendencia a la hipérbole y a la imaginación desatada, Albert sigue buscando el acorde que dé la vuelta a sus días.

Lee lo útimo de Albert clicando aquí

albert@blisstopic.com