Menu

celta1

RC Celta de Vigo -

FC Barcelona

DESCONTROL EN BALAÍDOS

 

Milo J Krmpotic’

Fotos LFP

 

1) Tan solo 72 horas después del Clásico, el Barça tuvo que jugar un martes, a las diez de la noche, en Vigo, contra un Celta que venía de meterle una manita al Málaga y en el que figuraban cuatro exbarcelonistas: tres sobre el césped y uno dirigiendo las hostilidades desde el banquillo. ¿Alguien dijo partido trampa? No desde luego el “Tata”, que decidió “rotar” a Neymar y al 66,6% de la medular pelotera del equipo (esto es, Xavi e Iniesta) para plantarse con un 4-3-3 que, integrando Cesc la segunda línea, tantos riesgos corre de transformarse en un 4-2-4.

 

2) Entre la resaca “madrileña”, el vaciado del medio campo (que Busquets tanto padeció) y la efervescencia de los de casa, la primera parte azulgrana admitió pocos adjetivos amables. Y eso que las cosas habían comenzado razonablemente bien: allá por el minuto 9, Cesc estiró la pierna para robar un balón, se apoyó en Pedro, condujo hasta el interior del área e intentó definir con el interior ante un Yoel que le adivinó la intención, pero que dejó el rechace muerto para que Alexis prorrogara su semana gloriosa rematando a placer.

 

celta-2

 

3) Lo que siguió hubiera llevado a Guardiola al paroxismo histérico. Porque el partido se transformó en un correcalles sin el menor asomo de control, donde las oportunidades se sucedían en ambas porterías (si Yoel negaba a Messi, acto seguido Valdés hacía lo propio con Rafinha) y los visitantes sumaban pérdidas infantiles y balonazos a tierra de nadie. Claro ejemplo de esa confusión fue la jugada del minuto 31: centro celtiña por la derecha de su ataque, la pelota se bombea al tocar en un defensa y, mientras cae a plomo, Bartra despega el brazo ante Charles, que en su consiguiente desplazamiento suelta la pierna al paso de Valdés, que no logra hacerse con el esférico, que Nolito manda a la red en un gol que Fernández Borbalán anula por pitar algo ante tamaña sucesión de despropósitos.

 

4) El trencilla, por cierto, le escamoteó un penal a Messi y señaló un fuera de juego inexistente en otra acción que dejaba al argentino solo frente a puerta. Errores puntuales de una actuación que sí arrojó dudas por su empecinamiento en no castigar con tarjeta amarilla los numerosos (y en ocasiones clamorosos) agarrones del equipo de casa, hoy integrado por una legión de pulpos (laborables antes que á feira).

 

5) No es de extrañar que regresara cansado el Celta del intermedio. A los dos minutos de la reanudación, Cesc remedó la jugada de Benzema del sábado pasado, pero dispuso además de la fortuna que tanto le viene faltando al francés: tras rebotar en el travesaño, el balón golpeó en la mano de Yoel y se introdujo en la portería. Y, poco después, el 4 cerró la faena rematando fuerte y al palo corto una asistencia de Messi. Entre un gol y otro, por cierto, el “Tata” había mandado que Xavi dejara de calentar, decisión bastante sintomática acerca de la relación entre objetivos y carencias en su dirección del equipo.

 

celta-3

 

6) No hubo más historia, a partir de ese momento, y con perdón de la falta de Nolito que escupió el travesaño, que la de ver si Messi sumaría un nuevo gol a sus registros. Pero su empecinamiento chocó con Yoel, con la evidencia de que hoy día no está como para repetir el gol contra el Getafe y con la inconsciencia de Tello, que se complicará bastante su futuro en el Camp Nou como siga insistiendo en buscar el tanto propio antes que el del 10. Frente a una presión menor, por cierto, Song pudo lucir sus virtudes mientras Busquets seguía prisionero de una de sus puntuales empanadas.

 

7) Es año de Mundial, amigos. Eso quiere decir que, de aquí a otras 72 horas, toca derby barcelonés. Circunstancia que, sumada a los resultados, parece dar la razón a los planteamientos del “Tata”. Toda vez sobrepasado el cuarto de competición liguera, no obstante, los detalles feotes comienzan a acumularse. Porque lo de esta noche no habrá sido Vallecas, pero también ha distado bastante del juego cabal (y no por ello menos efectivo) que venía siendo marca de la casa. Seguimos esperando, pues.    

 

Celta 0 – FC Barcelona 3

(Alexis 8’, Yoel p.p. 47’, Cesc 54’)

Balaídos (Vigo) 29/10/13

Público: 26.636 espectadores

Árbitro: Fernández Borbalán

 

Celta de Vigo: Yoel, Aurtenetxe (min. 56 Toni), Hugo Mallo, Cabral, Fontàs, Borja Oubiña, Rafinha, Álex López, Charles, Nolito (min. 69 Orellana), Augusto (min. 59 Santi Mina).

Entrenador: Luis Enrique

 

FC Barcelona: Valdés, Bartra, Piqué, Adriano (min. 31 Montoya), Alves, Busquets, Song, Cesc (min. 70 Iniesta), Messi, Pedro, Alexis (min. 83 Tello).

Entrenador: Gerardo “Tata” Martino

 

Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com