Menu

bbva26a

 

La Liga - Jornada 26

Cambio de (casi) todo

 

Texto de Milo J. Krmpotic'

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

Los cinco puntos extraviados en las dos últimas jornadas, con esa derrota en San Mamés a bello testarazo de Aduriz, se han visto acompañados de un triple golpe para la moral del Real Madrid: el Barça recuperó el liderato; al hacerlo goleando superó a los blancos en número de tantos marcados (76 por 75, con 16-24 en la relación de encajados) y Messi empató a CR7 en la cabeza del trofeo Pichichi. Faltan sólo dos fechas para el Clásico.  

 

bbva26a

 

La Liga - Jornada 26

Cambio de (casi) todo

 

Texto de Milo J. Krmpotic'

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

Los cinco puntos extraviados en las dos últimas jornadas, con esa derrota en San Mamés a bello testarazo de Aduriz, se han visto acompañados de un triple golpe para la moral del Real Madrid: el Barça recuperó el liderato; al hacerlo goleando superó a los blancos en número de tantos marcados (76 por 75, con 16-24 en la relación de encajados) y Messi empató a CR7 en la cabeza del trofeo Pichichi. Faltan sólo dos fechas para el Clásico.  

 

FC Barcelona-Málaga CF

A BUEN RAYO PARTAS… Y EL LIDERATO CONSIGAS

 

bbva26b

 

FC Barcelona 6 – Rayo Vallecano 1

(Suárez 6’ y 91’, Piqué 49’, Messi 56’ p., 63’ y 68’, Bueno 81’ p.)

Ignoramos si el público asiático en general y chino en particular, principales beneficiarios de estos encuentros a mediodía (*), son tan afines al lugar común narrativo como el norteamericano. Caso de que así sea, los enfrentamientos entre Barça y Rayo deben de ser todo un blockbuster, porque la película viene siendo tan entretenida en su desarrollo como recurrente en sus planteamientos, con el equipo madrileño ladrando pero rara vez mordiendo, discutiendo posesiones y jugándosela con su presión avanzada… hasta que la escuadra barcelonesa encadena un par de tantos y la hermosa, intensa, admirable apuesta vallecana se ve reducida a dolorosas cenizas.

 

Así, pese a que la ida de esta 2014-15 se saldó con un discreto 0-2, las últimas cuatro temporadas (la primera de ellas con Sandoval, no Paco Jémez, en el banquillo rojiblanco) han alumbrado resultados de 4-0, 0-7, 0-5, 3-1, 0-4, 6-0… y así hasta llegar a este 6-1, una sucesión de humillaciones donde el sonrojo resulta del todo inmerecido, que da fe de la fidelidad de Jémez a su ideario, pero que sin duda provocará escozor. Más que más cuando, en el caso particular que nos ocupa, el despegue de los de Luis Enrique tuvo lugar gracias a un penalti-y-expulsión (por doble amarilla) correctamente pitado, pero que Gil Manzano ordenó repetir después de que Cristian Álvarez detuviera el primer lanzamiento de Messi. Aupado por la quisquillosa decisión del trencilla, el argentino acertó al fin y ese 3-0 hizo volar en pedazos el compromiso defensivo de los visitantes.

 

bbva26c

 

No en vano, el Rayo llevaba para entonces cincuenta minutos por debajo en el marcador, fruto primero de un robo-y-asistencia de Xavi que Luis Suárez resolvió con el exterior de la puntera, combinación de fuerza y efecto ante la que Cristian Álvarez no pudo más que vencerse, y, apenas iniciarse el segundo tiempo, de un córner que Jordi Alba cabeceó al travesaño y cuyo rechace Piqué sólo tuvo que empujar a la red. Y algo debe reconocérsele a la estrategia vallecana: el resultado quizá justifique su aura de suicida pero, al plantar la línea defensiva prácticamente sobre la medular, dada la velocidad en el repliegue de sus centrales, cada balón al espacio obligaba a Pedro y Suárez a efectuar sprints de cuarenta o cincuenta metros que los dejaban sin resuello y, por tanto, sin capacidad de definición en el área. En efecto, el Barça sólo pudo distanciarse cuando el juego pasó a desarrollarse en terreno contrario, fruto antes del cansancio ajeno que de la virtud propia en el manejo del balón.

 

Si los caracoleos de Iniesta habían marcado la primera parte, en la reanudación fue Messi quien se dedicó a aprovechar el descosido generado por la expulsión de Tito. Firmó el 4-0 acudiendo presto a un rechace de Cristian Álvarez tras notable media vuelta de Suárez. Repitió acto seguido con una incursión de tintes maradonianos, regate con la cintura incluido. Y asistió por último al uruguayo para que este prácticamente calcara la suerte anterior aunque por el costado opuesto. Y si la quinta amarilla a Jordi Alba dejaba limpio al lateral de cara al Clásico, la cuarta para Mascherano y la roja para Alves por cargar contra Bueno como último hombre, unido todo ello a la lesión de Busquets, prometen una retaguardia de circunstancias en la visita a Ipurúa.

 

Lo mejor: Iniesta, por su capacidad para salir con elegancia de la más sangrienta trinchera.

Lo peor: Que el planteamiento de Jémez, tan agradecido para el espectador, haya vuelto a recibir tan llamativo castigo.

(*) Con 87.151 espectadores, fue la mejor entrada de la temporada en el Camp Nou. Quizá valga la pena ir repitiendo horario, independientemente del patrocinador puntual de cada equipo. 

 

Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com

Más en esta categoría: « Liga - Jornada 25 NBA - Febrero 2015 »