Menu

Edward-Snowden-008

Espias como nosotros

Cómo sobrevivir a la NSA

 

Rafa Giménez

 

Pues sí, era verdad. Los peores augurios conspiranoicos se han cumplido. Nos espían. Correos, llamadas, SMS, tweets, posts en Facebook e incluso las visitas de tu navegador, nada parece estar a salvo del voraz apetito escaneador de los amigos de la NSA.

 

Aunque  seguramente no tengas demasiadas cosas a esconder,  si la idea de que un man in black cualquiera pueda entretenerse releyendo tus mensajes te resulta cuando menos incómoda, te gustará conocer algunas sencillas medidas con las que, como mínimo, podemos ponerles las cosas un poquito más difìciles a los malos. Un Vive la Résistance 2.0 para todos los públicos que seguramente no sirva para demasiado pero que al menos aliviará tu espíritu hacktivista

 

En primer lugar, encripta. Encripta todos tus correos y los documentos adjuntos, o al menos todos los que contengan información personal que no te apetezca compartir con The Man. Existen un montón de aplicaciones que te permiten encriptar correo y documentos, como GPG4Win o GnuPG.

 

Anonimiza tu navegador. Navegadores indie como DuckDuckGo te aseguran que tu navegación se mantendrá privada, y que no se guardará ni enviará ningún tipo de dato sobre tus hábitos ni preferencias a terceras (y seguramente malvadas) personas.

 

NSAscan

 

Cámbiate a Linux. Siempre y bajo cualquier motivo. El código abierto te asegura que, en principio, un ordenador libre de software espía agazapado en algún oscuro rincón del sistema operativo.  Ubuntu, Mint, Debian… la lista de distribuciones es infinita (incluso existe una específica para músicos, Jambuntu). Abandona también tus redes sociales y muévete a la nueva Internet: descentralizada y de código abierto. Identi.ca, Friendica o Diaspora son buenas alternativas a Twitter y Facebook de las que puedes fiarte. Nadie agrega tus datos, nadie vende tus datos.

 

Si tus ansias hacker todavía no están saciadas, métele mano a tu móvil. Aplicaciones como Silent Textte permitirán encriptar todos tus mensajes, y con RedPhone podrás hacer algo similar con tus llamadas.  

 

Y sobre todo, lo más importante. Difunde la palabra. Explica a tus amigos lo fácil que es activarse y protegerse de los abusos del sistema.  Al menos de los digitales. It’s time to testify.  

Rafa Giménez

Después de probar con el macramé, el ping pong y la lectura de textos sufistas, hace ya muchos años que Rafa Giménez encontró en los ordenadores y las maquinitas de todo pelaje ese círculo de amigos que el mundo parecía negarle. La no demasiado sana pasión por el software, los procesadores y las pantallas que ha desarrollado desde entonces seguramente no ha ayudado demasiado a su sociabilidad ni a su éxito con las mujeres, pero sí  le ha llevado a rincones de Internet donde se ven cosas que vosotros no creeríais. Habla bajito y vive feliz en su habitación con su soldador y su conejo robot, y afirma con seguridad que “All your base are belong to us”.

 

rafa@blisstopic.com

Más en esta categoría: « Douglas Rushkoff Bitcoins »