Menu

01

Fuego

Cuidado, jugamos con fuego

 

Esther B Vigil

Imágenes cortesía de los autores y la editorial Lumen

 

"Arder es lo que todo el mundo quiere hacer, aunque le dé miedo. Ningún cobarde arde, como tampoco los mediocres, los tibios, los que pasan por la vida de puntillas. Arder es sinónimo de perdurar, de importar. Arder ha de ser siempre un anhelo: hay que arder por el deseo de arder.".

 

Y arder es lo que hace “Fuego” (Lumen, 2014). Por ese motivo nos hemos sentado alrededor de esta pequeña hoguera, para que sus autoras, Mercè López y Rebecca Beltrán, nos cuenten de dónde surgieron esas chispas que dieron lugar a esta segunda colaboración conjunta en forma de un álbum ilustrado. Cuidado, jugamos con “Fuego”. Y el fuego, como el agua, no puede ser domado nunca.

 

02

 

¿Qué tiene el « fuego » que tanto nos fascina ?

(Rebecca) Su versatilidad. Por un lado, el fuego destruye, calcina, puede reducir a cenizas casi cualquier cosa en cuestión de minutos. Y, por el otro, también tiene un poder regenerador, cicatrizante, purificador. El fuego ha sido desde la Antigüedad un elemento fundamental en todo tipo de ritos y, al mismo tiempo, una de las catástrofes más temidas por el hombre.
Además, también me fascina su belleza. ¿Quién no se ha quedado hipnotizado mirando una hoguera, una chimenea encendida… Incluso una cerilla consumirse? Todos sabemos que no podemos acercarnos demasiado al fuego, pero todos lo intentamos. Con el fuego, los humanos nos convertimos en polillas que se sienten atraídas por la luz

(Mercè) Supongo que es la belleza y el peligro, la luz, el calor... El fuego parece que lo tiene todo, ¿no? A mí, mirarlo, me resulta algo adictivo pero lo que más me fascina es la idea de que está ahí en movimiento constante y de alguna forma matérico pero que nunca lo podré llegar a tocar.

 

En "Fuego" cada página es diferente. Encontramos relatos, poesía, ocurrencias, anuncios, muchos guiños e incluso un consultorio sentimental, pero siempre con un hilo conductor que es Fuego. ¿Cómo fue “encajar” todo ello en un libro? ¿Hubo una puesta en común previa o fueron surgiendo las ideas durante el proceso creativo?
(Rebecca) 
En realidad, replicamos el mismo método con el que construimos nuestra anterior obra, “Tu corazón en un cofre”. Nos sentamos Mercè, nuestra editora (Magela Ronda) y yo y desplegamos sobre la mesa todas las imágenes e historias que queríamos incluir en “Fuego” para ver cómo encajarlas dentro del libro y que tuvieran una coherencia. Sin embargo, cuando comencé a escribir se me ocurrieron nuevas ideas, que fuimos incorporando al mismo tiempo que desechábamos otras que dejaron de apetecernos. Es ideal escribir así porque el libro es algo vivo hasta el día antes de entrar en imprenta: nada nos impide hacer algo que consideramos mejor o, simplemente, más divertido. Muchas ideas sólo te asaltan cuando estás metida en harina y, si lo hacen, hay que hacerles caso, porque suelen ser buenas.

(Mercè) Sí, es la segunda vez que trabajamos juntas en un proceso similar y en los dos proyectos hemos funcionado de una forma muy similar.  Me parece como una carambola en la que cualquier movimiento hace rebotar a las demás. Magela lanza la primera bola, nos plantea una maqueta inicial con su idea de libro y las tres vamos poniendo ideas en común que nos vienen sugeridas por el tema y por lo que las demás proponen. Todo empieza en un bar, luego estamos en constante comunicación por mail y de vez en cuando nos volvemos a encontrar para cerrar los temas... Cuando tenemos las ideas encaminadas, Rebecca les da forma con sus palabras y yo con mis dibujos. Y seguimos en comunicación, modificando, proponiendo...

 

03

 

Podríamos decir que se trata de un álbum bastante “lúdico”. ¿Era esa la intención?

(Rebecca) ¡Absolutamente! Nos lo pasamos muy bien dándole forma y eso se nota en el resultado. Nos gusta el juego, la ironía, los dobles sentidos… También hay huecos para la ternura, para la reflexión, para el amor. ¿No es un lujo poder ‘trabajar’ en algo que te divierte profundamente? Es un lujo para mí como escritora y, además, me allana mucho el camino a la hora de que el lector también se lo pase bien.

(Mercè)¡Sí! es un libro juguetón como su personaje, pero las cosas lúdicas siempre tienen algo de profundo y “Fuego” lo tiene.

 

Con vuestro anterior proyecto “ Tu corazón en un cofre”  ya nos dabais bastantes pistas de que os compenetrabais bastante bien pero con Fuego"podemos confirmar la fusión perfecta del tándem López-Beltrán. ¿Qué fue primero, el texto o la ilustración?

(Rebecca)Funcionó tan bien el tándem, como dices, que no lo hemos modificado en ningún aspecto para este segundo libro. Así, yo soy la encargada de poner en marcha el engranaje con el texto. Una vez lo tengo casi ‘cosido’ del todo, se lo mando a Mercè y ella lo ilustra, sin que yo le dé ninguna pista ni le haga llegar ningún condicionante, porque ella me tiene pillado el aire perfectamente. Siempre la miro con el lápiz tras la oreja por si he de modificar algo del texto, pero casi nunca he de hacerlo porque encajan como un guante. Como ves, somos un matrimonio literario muy bien avenido.

(Mercè) Pues la verdad es que realmente nos entendemos muy bien. Los textos de Rebecca me inspiran mucho y los personajes me caen muy bien (¡cosa importantísima!).

 

04

 

“Fuego” es mujer. ¿Por qué?¿Tintes feministas o casualidad?

(Rebecca) ¡Ambas cosas! En primera instancia no intervino el feminismo a la hora de escoger el sexo de nuestra protagonista. Pero después, reflexionando sobre el tema y, sobre todo, hablando con lectores de todas las edades, creo que fuimos inconscientemente feministas, ya que actuamos como los niños, sin prejuicios previos. Lo fácil, lo socialmente establecido hubiera sido que fuego, al ser un sustantivo masculino, fuera un personaje masculino. Pero nos saltamos estos convencionalismos e hicimos con el personaje lo que nos dio la gana, sin pensar en el diccionario.

Pero no habría llegado a esta conclusión sin haber conocido a lectores de todas las edades en firmas, en un club de lectura al que me invitaron en Santa Eulària (Ibiza)… Me di cuenta de que esta pregunta sólo la hacen los adultos, los niños lo ven como algo natural y ni tan siquiera reparan en ello. Así que estoy muy orgullosa de haber sido ‘inconscientemente feminista’.

(Mercè) Tintes feministas tenemos... pero con Fuego tuve un pequeño “conflicto”, muy al principio, porque en mi cabeza no cabía la idea de que Fuego fuera femenino. Magela y Rebecca lo veían clarísimo. Cuando me puse a dibujar vi que podía ser una chica, pero una chica un poco ambigua, que  conservara la frescura de género de los niños. Que no entra en los estereotipos de “mujer” y  “hombre” que nos inculcan después.

 

Mercè, habitualmente trabajas con acrílicos y lápices. En “Fuego" aunque podemos encontrar distintos leguajes también predominan los acrílicos. ¿Te sientes más cómoda con esta técnica?

Me gusta mucho mezclar técnicas. Y la técnica que prefiero es el óleo, aunque pocas veces los tiempos de la ilustración me permiten trabajar con ellos. En su defecto, el acrílico me gusta mucho porque puede llegar a trabajarse de forma cercana al óleo, sobretodo ahora que he encontrado una buena marca que me da colores similares, y además puedo darle toques “acuarelados”. Esto es algo interesantísimo del acrílico que tiene una versatilidad enorme de su lado más aguado a su lado más texturado. En este libro además descubrí un medium acrílico que me hizo tocar el cielo de lo agradable que era de trabajar y las posibilidades que me ofrecía para darle textura a las “quemaduras” de Fuego ¡como si fuera plástico!

 

Una de las características de este álbum, Mercè, es que en cada doble página encontramos una historia nueva y diferente. Esto implica trabajar cada una de las ilustraciones con un lenguaje distinto sin olvidar el tono del libro. ¿Te resultó fácil encontrar el camino?

En “Fuego” me costó un poco más que en “Tu corazón en un cofre” porque los tiempos se nos apretaron un poco más...  Normalmente, trabajo los proyectos desde el conjunto hacia el detalle y aunque cada historia es distinta todo tiene un nexo común que en el caso de “Fuego” es el personaje en sí (y sus “huellas”). Cada ilustración tiene en cuenta a las demás formando un todo.

 

05

 

Rebecca, ¿cómo nació « Dragón », mitad guepardo, mitad águila?
Me fascinan los dragones y su mitología, y tenían que aparecer indefectiblemente en “Fuego”. Pero quería huir de los príncipes y las princesas, porque eso sí lo encuentro un planteamiento caduco y muy poco atractivo. Así que fantaseé con la idea de tener un dragón por mascota, un animal tan sumamente poderoso como acompañante. Tenía que ser temido y rápido, bello y mortífero. Por eso me vinieron a la cabeza el águila y el guepardo como dos referentes. Pero no olvidemos que es un animal mitológico, así que cualquiera puede imaginarlo como más le guste, no discutiré ninguna teoría…

 

Rebecca, ¿el Paraíso se encuentra en "Una isla, dos faros"?

¡Al menos el mío! Formentera es mi paraíso particular, al que huyo cada vez que puedo y siempre mucho menos de lo que querría. Hablo de la isla en todos mis libros, es como el Imperio Austrohúngaro de Berlanga: no puede dejar de aparecer. Además, es una isla que inspira hasta a las piedras. Es tan fácil escribir sobre ella…

 

06

 

Leonard Cohen, Johnny Cash, The Pixies, Juan Perro, Lola Flores…Bruce Springteen… ¿Cómo elegisteis la banda sonora de éste álbum ?¿Fue difícil la selección?

(Mercè) ¡Cada una tenemos nuestros referentes y hacemos una selección entre ellos! ¡Es una parte muy divertida!

(Rebecca) ¡Menos mal que nos llevamos bien! Por eso es tan ecléctica, porque ahí tenemos carta blanca y no nos cortamos. Además, no dejamos lugar para el ‘postureo’: esto es lo que nos gusta, tal cual.

 

Tanto las ilustraciones como el texto son muy ricos en detalles. Podemos encontrar también algún que otro guiño, por ejemplo, parece ser que la guitarra que sale en la doble página “Jugar con fuego” es una de las guitarras míticas de Bruce Springteen…

(Rebecca) ¡Qué bien que te hayas dado cuenta! Bruce Springsteen es otra de nuestras referencias constantes. De hecho, en “Tu corazón en un cofre” también aparece y, ¿sabías que tiene un ejemplar de nuestro primer libro? Magela se lo entregó en la puerta de un hotel de Oslo. ¡Para que veas el lujazo de lectores que tenemos!

(Mercè) Está lleno de guiños a cosas que nos interesan, a gente que nos inspira, tanto en las imágenes como en los textos, como en la propia elección del tema... Yo quería que salieran forjadores de katanas y Magela quiere un Bruce y Rebecca tiene sus faros... entre otros. Ella llena los textos de referencias más o menos ocultas y yo mis ilustraciones. En la noche de San Juan, por ejemplo,  hay algunos de mis amigos. Supongo que nuestros universos se nutren de todo aquello que nos rodea o nos interesa. Es algo así como el corto de “George Lucas in love”.

 

07

 

¿Os gusta escuchar música durante el proceso creativo o preferís trabajar en el más absoluto silencio? ¿Cuáles son vuestros referentes musicales, artísticos y/o literarios?
(Rebecca)Yo soy muy ‘musiquera’ y no concibo trabajar sin acompañamiento, así que siempre tengo una banda sonora de fondo. Además, me encantan tipos de música muy diferentes: igual me vengo arriba con una copla de Concha Piquer que con Florence + The Machine, me arranco con Kiko Veneno, me meto en la tristeza de Johnny Cash o entro en un bucle y sólo escucho a Béla Bartók. El silencio total lo dosifico mucho porque me distrae demasiado.

(Mercè) ¡Yo, siempre! Escucho obsesivamente un tipo de música con cada proyecto, que normalmente dejo de escuchar con tanta intensidad cuando se acaba el proyecto. No recuerdo bien cuál fue la banda sonora de “Fuego”... debería apuntarlo. Es muy difícil hacer una lista de referentes... que se va ampliando y va cambiando constantemente. Entre mis autores: Dostoievski, Juan Marsé, Asimov, Orson Scott Card, Miguel de Unamuno, John Irving, Jack London, Michael EndeRoal Dahl...Entre mis artistas: Ashley Wood, Kent Williams, James Jean, Hiroshigue, Simone Rea, Beatrice Allemagna, Toulouse Lautrec, Picasso, Ribera, Goya, Schiele, Antonio López, el arte medieval...Entre mis músicas: Sigur Ros, Radiohead, Phillip Glass, Brian Eno, Bonnie Prince Billie, Beatles, Karen Dalton, Camarón y también boleros, algo de son cubano..  pero seguro que me dejo algunos importantes.

 

08

 

Tras "Fuego". ¿Encontraremos en breve en librerías a "Agua", "Tierra" y "Aire"?

(Mercè) ¡Espero que sí! Y ojalá nos tocara hacerlo a nosotras...

(Rebecca)Por el momento están en barbecho. Han sido dos libros en dos años, además de los proyectos que Mercè y yo tenemos por separado. Así que nos tomaremos un pequeño descanso para coger fuerzas, pero regresaremos en algún momento, cuando menos se lo espere nadie.

 

¿Algún proyecto en el que estéis trabajando actualmente y del que nos podáis avanzar algo?

(Rebecca)Yo sigo escribiendo como periodista en Noudiari.es, un periódico online que creamos hace casi dos años (el 1 de diciembre los cumplirá) y que se ha convertido en tan poco tiempo en el segundo en audiencia en Ibiza y Formentera. Y como escritora tengo varias ideas rondándome por la cabeza. En cuanto me obsesione con alguna en concreto, os lo cuento.

(Mercè)  Yo estoy empezando a trabajar en un proyecto de álbum con A buen paso del que no sé si puedo avanzar mucho todavía salvo que será un libro bien sorprendente y divertido sobre una familia numerosa de erizos.

Comentarios
Esther B. Vigil

Esther B Vigil fue fiel durante toda su adolescencia a The Smiths aunque hiciera años que se habían disuelto y que su entorno "estudia-hostil" insistiera en que se hiciera fan de Take That. Tras esa etapa de ardua resistencia estudió Bellas Artes en la UB donde empezó a serle infiel a “This charming man” con R.E.M. y algún que otro grupo ¿indie?. Comenzó su andadura como ilustradora freelance para TPH Club de TV2 y desde entonces ha trabajado para editoriales como Penguin Random House, Edelvives, La Galera o Zahorí de Ideas. Un día le picó la curiosidad de ver cómo era por dentro una editorial y pasó varios años trabajando entre los departamentos de marketing y de prensa de Random House Mondadori. Tras varias ferias del libro, presentaciones y quedadas con blogueros durante su paso por la editorial, ha decidido volver a las entrevistas y a las exposiciones entre boceto y boceto mientras escucha “The Queen is Dead”.