Menu

asterix

BDMIX

Un siglo de cómic francófono

 

Esther B Vigil

  

 

Hasta el 17 de mayo podrá verse en el Instituto Francés de Barcelona la exposición “BD MIX Un siglo de cómic francófono”. Para llevar a cabo esta exposición y con la intención de reconstituir algunas de las etapas más importantes de la historia del cómic francófono, se han editado 35 planchas originales de las casi 7.000 piezas que forman la colección de originales de la Cité internationale de la banda dessinée et de l’image d’Angoulême.

 

 

 

Desde los pioneros que acompañaban cada viñeta con un texto explicativo hasta los autores más recientes defensores de un trabajo más íntimo. Desde los maestros del cómic belga que “formarían” a los lectores de los años 50 y 60 hasta aquellos autores más interesados en revisar con ironía los clásicos del pasado, 35 artistas nos presentan 35 piezas hilarantes, enigmáticas, dramáticas, pero sobre todo, cautivadoras.

 

 

02

 

Joseph Pinchon, detalle de “Bécassine fait du scoutisme”

 

 

 

Durante años estas láminas, auténticas joyas en muchos casos, se habían reciclado, maltratado e incluso llegado a destruir. En una época donde su finalidad era ser fotografiadas para posteriormente imprimirse… ¿por qué conservarlas? Afortunadamente esto ha cambiado y esta exposición nos ofrece la oportunidad de descubrir o redescubrir el trabajo de estos artistas, no sólo gráficamente si no también su relevancia dentro de la historia del cómic.

 

 

03 

 

Willy Vandersteen, detalle de “Bob et Bobette: Le fantôme espagnol”, planche 5

 

 

 

La exposición, presentada cronológicamente, muestra en su mayoría reproducciones de láminas realizadas en tinta china sobre papel. El blanco y negro predomina. Entre los primeros autores encontramos a Caran D’Ache, un auténtico revolucionario dentro del relato mudo quien en 1894 tendría la idea de publicar en forma de folletín “Maestro”. (Lamentablemente, el proyecto no podría llevarse a cabo hasta 1999 tras la adquisición del manuscrito por parte del Centro Nacional de la historieta y la imagen de Angulema.) Muy cerca de éste, Alain Saint-Ogan, autor que implantaría en 1925 el uso del globo en la historieta francesa gracias al éxito de sus personajes Zig et Puce y que tendría una gran influencia sobre un joven George Remi (más conocido como Hergé).

 

 

04

 

Andre Franquin, “Spirou et Fantasio: Le gorille a bonne mine”, planche 8

 

 

 

No sólo encontraremos a artistas franceses durante el trayecto, la línea clara de Willy Vandersteen (“el Brueghel de la historieta” como lo apodaría Hergé), sería uno de los maestros de la escuela belga y holandesa.

 

 

 

Albert Uderzo, Andre Franquin, Jean-Claude Forest e incluso Peyo con “Les Schtroumpfs” (esaspequeñas criaturas azules) pasando por Raymon Poïvet (antecesor de Moebius respecto a la ciencia ficción y cuya inclinación por el plumón y el bolígrafo, materiales poco perdurables, ha provocado la desaparición de gran parte de su obra) hasta llegar a la mirada implacable de Claire Bretécher, la única mujer presente en la muestra.

 

 

05 

 

Raymond Poïvet, detalle de “Les Pionniers de l’espérance”

 

 

 

Nos deleitaremos con una preciosa lámina de Jacques Tardi, “Le démon des glaces”, en cuya evocación de Julio Verne y Gustave Doré podremos apreciar el gusto del artista por la literatura popular, la estética del blanco y negro y la “Belle-Époque”. Una obra del primer período de Enki Bilal, “Exterminateur 17” conguión de Jean-Pierre Dionnet, nos mostrará su trabajo con el espacio y su inclinación al “barroquismo” ya en sus inicios. Y nos sorprenderá la libertad de Edmon Baudoin, aquien con motivo de la muestra retrospectiva de Dalí en el Museo Reina Sofía el pasado 2013, el Centro Pompidou encargó la realización del libro Dalí (Astiberri, 2012).

 

 

 

Finalizando la exposición nos iremos adentrando en el color a través de la nostalgia de Frank Le Gall y su “Theodore Poussin: La valle des roses” para dar por terminado el recorrido con Yslaire, quien mediante su uso del color, nos introducirá en el ambiente febril de un drama romántico ambientado en la Revolución francesa con “Sambre: Révolution, révolution”.

 

Comentarios
Esther B. Vigil

Esther B Vigil fue fiel durante toda su adolescencia a The Smiths aunque hiciera años que se habían disuelto y que su entorno "estudia-hostil" insistiera en que se hiciera fan de Take That. Tras esa etapa de ardua resistencia estudió Bellas Artes en la UB donde empezó a serle infiel a “This charming man” con R.E.M. y algún que otro grupo ¿indie?. Comenzó su andadura como ilustradora freelance para TPH Club de TV2 y desde entonces ha trabajado para editoriales como Penguin Random House, Edelvives, La Galera o Zahorí de Ideas. Un día le picó la curiosidad de ver cómo era por dentro una editorial y pasó varios años trabajando entre los departamentos de marketing y de prensa de Random House Mondadori. Tras varias ferias del libro, presentaciones y quedadas con blogueros durante su paso por la editorial, ha decidido volver a las entrevistas y a las exposiciones entre boceto y boceto mientras escucha “The Queen is Dead”.

Más en esta categoría: « Badabum Sin palabras Roger Olmos »